Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Choripan-800x534

El choripán

Empezó el mundial y al tiro miramos la parrilla que habíamos olvidado con las pasadas lluvias. Es que el fútbol llama a la reunión, a la celebración, a los amigos con los que se celebran triunfos y se pasan las penas.

Desempolvamos banderas guardadas desde las Fiestas Patrias, hacemos colecta para comprar cosas, nos llevamos la TV a la oficina y de pronto aparecen ellos: los amados choripanes.

Bendito el mortal que inventó las longanizas y chorizos, alabado el que lo puso en una marraqueta o pan crujiente, bienaventurado al que se le ocurrió meterle pebre: el choripán es por excelencia uno de los sandwiches más chilenos que se puedan encontrar.

Unos prefieren la longaniza blanca, menos grasosa y de sabor más suave. Otros el chorizo parrillero bien naranjo que se chorrea y tiñe la servilleta de papel. La longaniza sureña cortada en trozos y abierta a lo largo para que quepa mejor dentro de una marraqueta y no se arranque. O bien la longanicilla, pequeña y delgada lista para poner una o 2 adentro de un pan mientras con un tenedor agarra una tercera de yapa que se come sola.

Amamos los choripanes y crecemos con ellos. Jamás en mi vida se me habría ocurrido echarle mayonesa a uno, pero la vida universitaria te lleva a comer más por menos y vas descubriendo cosas que en tu universo bajonero antes no existían.

¿La mejor manera de preparar uno? No tengo idea la verdad. Prefiero en la parte alta de la parrilla para que si la grasa se incendia no queme la carne que acompaña. Fuego lento para que se concentren los jugos, pan tostándose al lado, pebre cuchareado, vaso de tintán o borgoña y empiecen a disparar porque fácil caben un par de choripanes de aperitivo antes de sentarse a la mesa.

Me dieron un dato una vez que no he probado, pero si ustedes son vivos y ya lo hicieron, espero me cuenten. Las brasas de carbón o leña se abren y dejan a los costados de la parrilla. Sobre ésta y alejado del calor directo van las longanizas y se tapan con diario, retiramos cuando estén listas y metemos al pan. ¿Qué tal? ¿Quién se anota?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente