Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
el chemilico

El Chemilico

Todo sobre: Hecho en Casa

Traté y traté de encontrar el origen de esta maravilla pero debo reconocer que mi CSI culinario fracasó bastante. Unos atribuyen el Chemilico a Argentina (suena lógico), pero allá habría nacido como Chamelico y después mutó. Lo anecdótico es que ese es el nombre además de una localidad peruana, así que vayan a saber ustedes de dónde salió finalmente. Si alguien sabe a ciencia cierta quién fue su inventor, les estaré agradecida ya que somos hartos los que tenemos la misma duda.

Lo concreto es que este bombón tapa arterias es uno de los grandes aciertos de nuestros sánguches. Si bien no es uno de los más difundidos o famosos por estos días, sí es uno de los más clásicos. Tan sencillo y sabroso nos recuerda el dicho de “la belleza de las cosas simples”, porque sólo carne de vacuno a la plancha, sal y huevo frito nos bastan para ser felices. Cayendo en lo majadera se los digo aquí y ahora: hay que encontrar al primer ser humano que se le ocurrió juntar carne con huevo y canonizarlo. Un verdadero iluminado.

Algunas versiones pop consideran ponerle el huevo revuelto, algunas meterle queso y otras cebolla frita bien dorada. Confieso que esta última idea / ingrediente me encanta, y al probarlo así de inmediato me hizo ver estrellitas, ponys rosados y confiar en que tenemos un mundo mejor.

Otra cosa: Consideren hacerlo en casa y en una sartén. ¿Saben por qué? Porque con ésta se logra lo que la plancha no puede, que es retener el juguito de la carne que nos servirá para untar el pan fresco y crujiente. Imagínense el primer mordisco de un Chemilico casero: carne con ajo reposada un día en el refri, marraqueta de panadería de barrio y reventando la yema del huevo al primer apretón… Difícil resistirse ante el panorama.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente