Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
VivirSmart

Clásicos chilenos: El arrollado de malaya multiuso

Me niego a pensar que platos como éste tienden a desaparecer de nuestras cocinas y mesas. El apuro en las preparaciones caseras tristemente lo ha ido dejando de lado, así que es tiempo de animarnos con esta receta llena de sabor que nos entrega varios productos, pero vamos por parte…

Arrollado de malaya: Paso a paso

La maravillosa malaya de vacuno: grande, gorda, un poco desgrasada y conseguida en carnicería de matadero o de barrio, ya que ahí tienen las más generosas en tamaño. Reposada durante la noche con un poco de orégano, ajo, vinagre, cebolla y aderezos que la dejen más pasada, blanda y sabrosa.

DSC06368

El relleno lleno de color, texturas y sabor: Espinaca o acelga, huevos duros de campo de yema naranja, zanahoria, pimentones, cilantro y, en el caso de mi madre, láminas de tocino. ¡Excelente aporte! Amarrado con pita de algodón para que no se corra, cuya técnica se las dejo a ustedes, lo importante es que sea con cariño. Y a la olla con agua y sal.

Después de un par de horas (1,5 horas en olla normal, 45 minutos a presión), tenemos nuestro arrollado listo para dejar enfriar y cortar. Los colores se ven en cada torreja, la que acompañamos de una ensalada de papas, lechuga y aceitunas que nos llena de felicidad.

Versiones del arrollado

El consomé del arrollado debe ser una de las sopas más ricas de Chile y se los doy firmado ante notario. A ese caldo donde se coció la carne con verduritas, basta agregarle cabellos de ángel y zanahoria y nos devuelve a la vida en cada cucharada. Levantamuertos de tomo y lomo.

DSC06362

Y si les sobra de lo uno o de lo otro: No se olviden de meter una torreja adentro de un pan, que con mostaza o palta y escabeche para los más osados, nos va a regalar una once de antología.

O el mismo caldito, base de las más sabrosas pantrucas que con un huevito batido y un pan tostado, nos transporta a ser nuevamente el escolar mojado por la lluvia que llegaba  a su casa para ponerse pantuflas y ver la teleserie de la tarde frente a este plato humeante. Que lo disfruten, y sobretodo: Nunca lo olviden.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente