Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Barras de cereal caseras

Aprende a hacer barras de cereal caseras y sin cocción

Aunque no lo queramos, ya viene el invierno y nosotras comenzamos a sufrir, ya que, debido al frío, dejamos de consumir ensaladas, verduras y un montón de cosas que nos ayudan a evitar el estreñimiento (sé que es un tema que no nos gusta hablar, pero, ¿a quién no le ha pasado?)

Sabemos que debemos incorporar fibra a nuestra dieta, pero hasta comer un yogurt con cereal es una tortura cuando la temperatura no favorece.

Es por ello que se me ocurrió empezar a preparar barritas de cereal. Ustedes me dirán: ¿Y porque no nos ahorramos la lata y las compramos? Pues bien, esas barritas de cereal pueden sacar de apuros, pero tienen demasiada azúcar que no quiero en mi organismo insulino resistente, además no quiero un tercer brazo por los transgénicos y de paso me ahorro el comer saborizantes, preservantes y esas cosas raras terminadas en “antes” que no le hacen nada bien a nuestro cuerpo.

Ok, si piensan igual que yo, acá les va una sencilla receta que no necesita cocción.

 Ingredientes para las barras de cereal caseras

  • Puede utilizar todo tipo de granos y cereales: muesli, granola, semillas de girasol, chía, linaza, avena, arroz inflado, etc., solos o combinados.
  • Para hacerlo más entretenido, puedes poner pasas, almendras, nueces, damascos o manzana deshidratada, piña confitada, chips de chocolate, coco rallado, higos secos, ralladura de naranja, etc.
  • Miel.

*Puedes triturar un poco los ingredientes si quieres y también puedes poner higos molidos para que las barritas queden más húmedas.

Preparación 

  • Pon los ingredientes en un bowl y luego agrega unas cucharadas de miel para que se una todo.Vierte la mezcla en una fuente rectangular o cuadrada.
  • Aplasta todo para que quede parejo.
  • Con un cuchillo levemente enmantequillado, corta la mezcla en forma de barritas dentro del molde.
  • Tápalo y llévalo a tu refrigerador LG para que se endurezcan un poco.
  • Puedes separarlas, envolverlas en papel film y dejarlas fuera del refrigerador si la temperatura ambiente es baja.

¡Listo! Ya tienes una fuente de fibra que puedes consumir a media mañana o a la hora que quieras. Una colación sana para ti misma o para tus hijos hechas con tus propias manos en un par de minutos.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente