Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Lf1-840x432

Ladies First: Stella Gibson en The Fall

Las mujeres siempre han tenido un espacio en el drama policial televisivo. El punto es descubrir cómo el personaje femenino está logrando abandonar los roles de soporte emocional del héroe, de doncella en peligro, prostituta estrangulada o cadáver pálido sobre la mesa de la morgue.

Aquellos que crecimos en los 90 tuvimos como primer referente a Dana Scully en Los Expedientes Secretos X, una mujer inteligente, con inacabable resistencia física y conocimientos científicos suficientes para enfrentar amenazas terrenales y alienígenas. Más de 20 años después, la misma Gillian Anderson lidera un nuevo cambio en los roles femeninos televisivos, con un nuevo personaje, la superintendente detective Stella Gibson, ama y soberana indiscutible de la serie inglesa The Fall.

the-fall1

Conocemos a Stella en el baño. Se mira al espejo. Arma un bolso de viaje, ordena sus papeles y abre su computador portátil. Mientras, un hombre, completamente vestido de negro, sube las escaleras, ingresa al baño, se saca un pasamontañas y mira su rostro, reflejado en el espejo. La escena que hemos visto en cientos de películas con mujeres huyendo en ropa interior de un misterioso hombre escondido tras la cortina de la ducha, en The Fall tiene un nuevo arranque, esta vez será la mujer la que inicia la cacería.

Stella Gibson llega a Belfast, Irlanda del Norte, a supervisar el trabajo de la policía local en relación a un asesinato sin resolver. En su investigación vincula ese crimen con la muerte de otra mujer: estamos frente a un asesino en serie. Los espectadores conocemos al asesino, lo vimos en los primeros minutos de la serie acechando la casa de una mujer y robando piezas íntimas de encaje como recuerdo de su transgresión. También dimos un vistazo a su vida privada, es un hombre joven y atractivo, tiene una casa, dos hijos pequeños y una esposa que lo quiere.

El corazón de The Fall está en Stella, la mujer tras los pasos de Jamie Dornan (Once Upon a Time, 50 sombras de Grey), una perturbadora bestia de dos caras, que logra quizás los momentos más siniestros de los últimos años televisivos en escenas aparentemente serenas, donde lo vemos regresar melancólicamente a casa, después de estrangular a una de sus víctimas, justo a tiempo para besar la frente de sus hijos y arroparlos cariñosamente antes de dormir.

050412SH_719

The Fall es una de las series más inteligentes, tensa y profundamente perturbadora, que nos ha entregado la televisión en los últimos años. Y gran parte de ese triunfo es mérito de Stella Gibson, el personaje interpretado por Gillian Anderson, que se atrevió a derrumbar, uno por uno, todos los clichés que el género de los dramas criminales tenía reservado para las heroínas femeninas.

Stella no lucha contra ningún trastorno bipolar, estilo Carrie Mathison en Homeland, que la orille a conductas imprevisibles y crisis de pánico. Tampoco posee una condición Asperger que le entregue una visión única de las personas, como la agente Sonya Cross en The Bridge, ni está dispuesta a masculinizar su aspecto para ser respetada en un ambiente históricamente dominado por hombres.

Al alejarse conscientemente de las heroínas fracturadas o disfrazadas de hombres, The Fall construye un personaje femenino que no debe ni está dispuesta a elegir entre su carrera y su condición de mujer. La detective Gibson no acepta que los estereotipos de género afecten su trabajo: “¿no sabes acaso el efecto que tienes sobre los hombres?”, le dice uno de sus superiores. Ella lo sabe, pero este personaje jamás se disculpará por incomodar a los hombres que la rodean.

o-THE-FALL-facebook (1)

Stella es una mujer detective cuya eficiencia es la esencia de su trabajo, el que realiza sin renunciar a una subyacente elegancia y suavidad. Gibson permanece siempre en un impecable e inalterable estado de control, los tacos altos y las blusas de seda son armas que la ponen por encima del caos y el desorden en el que parecen transitar constantemente sus compañeros de trabajo. Estamos frente a una mujer que sabe que su intelecto, integridad y ética de trabajo son las que la convierten en una fuerza imposible de ignorar.

Por momentos, Stella parece encarnar a una feroz feminista, hasta el punto de recitar diálogos que parecen copiados directamente de libros de texto para refutar a los colegas que la desafían, pero luego nos recuerda que persigue a un asesino que basa la elección de sus víctimas en un asunto de género, mujeres independientes, de piel blanca y cabello oscuro, y cobra sentido tener un personaje altamente femenino capaz de romper con ese espiral de violencia.

The-Fall

Stella Gibson está lejos de ser perfecta y pesa sobre la construcción de su personaje el constante paralelismo entre el cazador y la presa, ambos en control, inalterables y metódicos en cada uno de sus actos; depredadores de distintas especies enfrentados en esquinas distintas de la pantalla. Sin embargo, en medio de la gloria de los anti-héroes televisivos, que Gibson, hasta el momento, no dependa de una botella de whisky, un frasco de ansiolíticos o de la exploración de un trauma infantil, para realizar su trabajo, es razón suficiente para celebrar la existencia de un personaje como ella.

Stella Gibson, estamos contigo.

En Netflix puedes encontrar la primera temporada completa de The Fall, lo único que tienes que hacer es encender el LG Smart TV y caer a los pies de la detective Stella Gibson.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente