Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
800_800

¡Recorre el mundo con una Visa de trabajo y vacaciones!

Todo sobre: CulturaLookViajes

¿Cansado de la rutina? ¿A tu vida le falta algo… especial? ¿Tienes menos de 30 años y unas ganas locas de ver el mundo? ¡No esperes más y lánzate a la aventura de trabajar para viajar por los cinco continentes!

¡Voy y vuelvo!

No es que se trate de un comercial ochentero promocionando una extraña máquina para hacer ejercicios pero cuando tomas una Work and Holiday VISA, lo haces siguiendo algunas de estas preguntas ¿Por qué no viajar, trabajar y aprender de otras culturas e idiomas, todo al mismo tiempo? Mal que mal no tengo hijos, mayores deudas, ni nada que me ate a la vida que llevo hasta el minuto… Esa es básicamente la reflexión que te haces cuando te lanzas como un trotamundo.

Las opciones hasta el momento son variadas; Australia, Canadá, Dinamarca, Nueva Zelanda y la recién estrenada Alemania. Para todas es un requisito fundamental tener entre 18 y 30 años, no tener hijos y que el principal propósito de la visita al país sea para conocer y viajar, por lo que los trabajos deberán ser temporales. Un gran plus es el hecho de aprender idiomas. El inglés es un requisito fundamental pero en algunas postulaciones, como Nueva Zelanda, no se pide un examen que compruebe tu nivel por lo que se puede llegar al país hablando muy poquito y terminar bilingüe luego de un año.

Una vida de “backpacker”

En inglés backpacker significa mochilero, pero en el mundillo de las W&H significa que eres un joven aventurero que estás dispuesto a trabajar atendiendo mesas en un lujoso restaurante de Dinamarca, recogiendo kiwis en Nueva Zelanda o limpiando hostales en Australia. Cada peso cuenta y todo el sacrificio que se requiere para estos trabajos bien lo valen cuando luego de unos meses tienes el dinero suficiente para recorrer el Sudeste Asiático o pasar el verano en Grecia ¿Una escapada rápida a Londres, Turquía o Barcelona?

Para que vamos a hablar de lo que significa dejar tu suave y cómoda cama, que seguramente te ha acompañado desde hace una eternidad, por un camarote de dudosa reputación, que se amontona junto a otros diez en una habitación compartida. Donde los olores, así tanto como las nacionalidades, tienen diferente procedencia. Fuera de las incomodidades, ésta es una de las experiencias más gratificantes en la vida de cualquiera ya que aprendes a valorar lo que tienes en casa y que nunca apreciaste.

Tu vida se simplifica cuando puedes usar sólo aquello que puedas cargar en tu mochila. Tu paladar se agudiza al descubrir las diferentes delicias que hay alrededor del mundo y más importante que todo, descubres que la verdadera amistad no sabe de fronteras ya que los amigos que descubres aquí son los únicos que entenderán todo lo que estás viviendo.

¿Aún no te decides?

No hay mejor momento que el ahora para hacer una locura como ésta. Si quieres recorrer el mundo con tiempo, explorando cada rincón y llevándote lo mejor de él contigo, súmatenos y como dice la imagen principal ¡Si puedes soñarlo, puedes hacerlo!

¿Y tú te animarías a dejarlo todo para viajar?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente