Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
ingenieras-VivirSmart

Princesas e ingenieras: porque sí es posible ser ambas

Todo sobre: CulturaMujeres

Hace un par de días me topé con un artículo del Huffington Post en su versión española que se llamaba “De princesa a ingeniera: ayuda a tu hija a desarrollar todo su potencial” y habla de la tendencia/necesidad de crear o modificar  juguetes que mundialmente han sido de “niños” sean para “niñas”.

Les dejé el link más arriba para que lo vean y ahora me tomo el tiempo de comentar con ustedes que me parece un poco aberrante que el 2015 recién se esté cruzando esa barrera.

Para mí no es algo ajeno. Me crié con los lobos, varios primos varones poco mayores y menores que yo (las primas eras mayores y no se juntaban conmigo por cabra chica), así que tuve que aprender a jugar con los niños. Y no fue traumante, es más agradezco por ello.

Para mí no existían los juguetes de “niños”, Jugué tanto con los Legos de mi primo y de mi hermano y sus Playmovil como con mis Pinypon (se me cayó el carnet, lo sé), también participé en competencias de auto a pedales y bicicleta cuando estaba más grande con otros niños. Juegue con sus autitos, con sus consolas de Nintendo y todas sus evoluciones… y sobreviví.

Agradezco profundamente que mi madre no me criara como princesa inútil como varias que conozco, de esas que no son capaces de abrir una puerta sola o cargar una caja porque se les puede quebrar una uña. Pero sí fui una princesa, una princesa más guerrera pero princesa al fin y al cabo. Aprendí a reparar el interruptor de una lámpara cuando tenía 12, recibí lecciones de mi padrino de cómo asar carne aproximadamente a la misma edad, la forma correcta de usar un serrucho, etc porque en mi casa materna hombres y mujeres siempre hicieron cosas por igual.

Por supuesto que tuve muñecas y jugué mucho con ellas, por supuesto que jugué a la comidita con mis ollitas y sartenes, pero una cosa no me prohibió la otra. Conté con la posibilidad de elegir y no de jugar con lo que había o “me correspondía” por ser mujer.

Desarrollo de habilidades

Es importante que incentivemos el pensamiento lógico no solo de nuestras hijas, sino que de todos nuestros hijos, el problema es que las niñas al parecer estamos (o estábamos) en desventaja dentro del torbellino rosa de juguetes un tanto estereotipados.

El año 2012 Debbie Sterling, una joven ingeniera, decidió apostar todos sus ahorros en una idea maravillosa: GoldieBlox, un juguete para niñas enfocado en la construcción + un libro. Hace dos años vi el video promocional de este juguete y lo encontré genial. Pero ¿qué es GoldieBlox?  Sterling logra explicarlo perfecto: “GoldieBlox va más allá del “hazlo rosa” para atraer a las niñas. (…) Los chicos tienen grandes habilidades espaciales, por lo que adoran los juguetes de construcción. Las chicas, por otra parte, tienen mayores habilidades verbales; aman las historias y los personajes. GoldieBlox atrae a las niñas porque, además de pensar en construir, éstas quieren saber por qué construyen, y las historias de Goldie están relacionadas con sus propias vidas. (…) A medida que leen, quieren ser como Goldie, y hacer lo que ella hace”.

Gracias al dios de los juguetes, GoldieBlox no es el único en su especie; también esta Roominate que es algo así como construcción y ensamblaje de paneles para casitas de muñecas; y Lego con Friends con líneas y colores más femeninos. Y así un número importante de empresas que han lanzado juguetes para desarrollar motricidad fina, concentración, creatividad, entre muchas otras cosas. Esto no se trata de “masculinizar” a las niñas, es darle las mismas herramientas de desarrollo antes mencionadas que se le dan a los niños desde pequeños y que adquieren mientras juegan.

Esto no quiere decir que TODAS las niñas DEBAN jugar con este tipo de juguetes, por supuesto que habrá más de una que no le guste, que no le interese la ingeniería, la construcción, etc pero el hecho está en que existe la opción y se puede decidir y no conformar con “lo que hay”.

Podemos seguir criando princesas, pero princesas pensantes, empoderadas, con herramientas que fomenten su inteligencia, pensamiento lógico, motricidad y capacidad para hacer lo que quieran y no sólo lo que puedan. Está en sus manos.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente