Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
banff-VivirSmart

This has nothing to do with Banff

El 19 de junio de 2013 me dirigí a los “Rockie Mountains” con destino a Banff, provincia de Alberta, Canadá, uno de los sectores más hermosos que mis ojos pueden dar fe, es que la belleza de este lugar es sin igual.

Una vez instalada en el “hostel” todo iba perfecto, había recorrido el pueblito y estaba sola en una habitación para 4, ósea el mejor panorama que te puede tocar en un hostel. Al día siguiente, después de recuperar energías, decidí ir a caminar por el pueblito, pero antes pensé en dejar mis documentos y dinero guardado porque podría ser peligroso andar con todo, mejor dejo algunas cosas en el “locker”. “Locker” que nunca fue “locker” de verdad, era un mueble de madera ligera con cuatro espacios separados por 4 puertas y un orificio para colocar un candado.

Dejé solo la mochila pequeña con ropa sucia y entre medio el bolsito con dinero, cheques viajeros y una de las 3 tarjetas de crédito. Ojo que la ropa es importante destacarla porque creo que gracias a que estaba sucia no resultó en desgracia todo esto.

DSCN2865

Salí a pasear y volví tipo 18:30, necesitaba lavar ropa y la lavandería la cerrarían a las 20:00. Fui por mi ropa sucia y “puaj” la llave no abría el candado, intenté en varias ocasiones y nada sucedía, parecía que el candado era más grande y no lograba entender pero decidí ir a buscar al recepcionista para que me ayudara a abrirlo. Entre los típicos intentos desafortunados, con la llave, con otra llave, con una aguja, me dijo: tendremos que romperla, a lo que yo respondí:  ¡obvio, dale!

Fue por herramientas, cuando decidí mirar hacia adentro por el orificio aquel vi otro candado al interior que se parecía más al mío, luego se asomó una huincha de otro color y dije: “recorcholis”, me robaron, me desesperé, miré, abrí las otras puertas por si acaso mi mochila figuraba en otro de los “locker”, que ahora se encontraba sin candado. Nerviosa, pensé, me dejaron sin nada, abrí rápidamente el bolso, busqué y afortunadamente esta todo.

DSCN2875

La chica que utilizaba aquel “locker” llegaba todos los días muy tarde, entre dimes y diretes no concluimos nada, según ella el casillero estaba vacío y por mi parte estaba segura que había dejado mis cosas ahí, lo que resulto al final rarísimo. Lo importante es que no me robaron y que recuperé mi candado, que después me di cuenta que le quedaba chico al orificio, entonces en otras palabras nunca quedó realmente con llave, pero de que alguien cambió la mochila de lugar definitivamente fue así.

Moraleja: siempre que viaje y quiera dejar documentos o dinero en la hostal, hotel u otro, déjelo mezclado con ropa sucia, el olor espantará a los ladrones.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente