Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
murder

Ladies First: Annalise Keating en How To Get Away With Murder

How to Get Away With Murder es una serie ridícula. Nivel “hace años que no me encontraba con tanta tontera junta”, pero tan asumida en su ridiculez que es ridículamente entretenida y adictiva. Y en esta, la época dorada de la televisión, en que a las series se les exige inteligencia y diálogos shakesperianos, es todo un mérito asumirse como un culebrón y enganchar a tu público.

Mira el trailer

Primer capítulo. Noche. Un grupo de jóvenes discute entre los árboles de un bosque, mientras un cadáver yace a sus pies. Todo indica que acaban de asesinar a alguien. No sabemos quién es la víctima ni cómo estos adolescentes se vieron involucrados con el fiambre. Corte. Tres meses antes. Vemos a los mismos cabros entrando a su primer día de clases en la escuela de leyes. Los recibe la profesora Annalise Keating, interpretada por la dos veces nominada al Óscar, Viola Davis, quien escribe en el pizarrón el nombre de la asignatura: “How To Get Away With Murder“.

CHARLIE WEBER, LIZA WEIL, BILLY BROWN, MATT MCGORRY, AJA NAOMI KING, VIOLA DAVIS, KATIE FINDLAY, ALFRED ENOCH, KARLA SOUZA, JACK FALAHEE

Lo primero que me llama la atención es Viola. Oh, Viola Davis, ¿qué hace una actriz como tú en una historia como ésta? No han pasado ni 10 minutos desde que empezó el primer episodio y ya detesto a todos los personajes: el alumno inocentón siempre con cara de perrito abandonado en la lluvia, la princesita trepadora con abrigos de diseñador, la latina tímida, el zorrón hijito de papá y el guapetón al que le sirven todas las micros. Es el festival de la caricatura y me bombardean con información, flash forward lateros, escenas de sexo y noticias sobre una chica desaparecida, pero mi atención permanece centrada en Viola. Los misterios que me arrojan a la cara me tienen sin cuidado, sé que me quedaré en esta serie. La razón: Viola Davis.

Un personaje brillante

Shonda Rhimes, responsable de algunos de los dramas de televisión de mayor audiencia de la última década (Grey’s Anatomy, Scandal) y la primera showrunner afroamericana que logró colocar una de sus series entre las 10 más vistas en EE.UU., lo hizo de nuevo. En ese imperio televisivo que es Shondaland, creó un nuevo personaje femenino, único y poderoso.

1400.5x2

Annalise Keating viene a romper todos los moldes de entrada. El papel entregado a la Davis se aleja de todos los que alguna vez le fueran ofrecidos a la actriz que se hiciera famosa por interpretar a la inolvidable criada Aibileen Clark en The Help. Annalise es la mujer que da las órdenes, la gente trabaja para ella y no al revés. No es bondadosa, maternal ni esforzada. Es simplemente grandiosa, una figura de autoridad, inteligente e independiente.

Capítulo tras capítulo se vuelve más evidente que ninguno de los actores de este reparto está a su nivel, pero también que este desequilibrio es quizás un acto de justicia tardía para una actriz que siempre fue encasillada en papeles secundarios y unidimensionales. Viola Davis al fin tiene en sus manos un personaje amenazante, escandaloso y magnético, y ella, que es lejos una de las mejores “robaplanos” de la televisión, logra sacarle el jugo en cada escena. Una mirada, un silencio o su simple presencia es un huracán imposible de ignorar.

VIOLA DAVIS

Digan lo que quieran de Shonda Rhimes. Sáquenle en cara su vocación masiva y su afán por picar cebolla, pero no pasemos por alto que con cada una de sus producciones introduce un nuevo tipo de heroína, que se burla de las convenciones sobre el papel que las mujeres deben jugar en la televisión y de las nociones preconcebidas acerca de la representación de la diversidad.

Todas sus producciones tienen elencos multiculturales y ninguna utiliza el elemento raza como parte de su narrativa. Annalise es de raza negra, pero su color de piel no es usado como elemento que mueva la historia en ninguna escena. El personaje está construido de tal forma que sería exactamente igual con otro tono de piel.

BACKGROUND: MATT MCGORRY, KATIE FINDLAY, ALFRED ENOCH, KARLA SOUZA, AJA NAOMI KING, JACK FALAHEE, BILLY BROWN, LIZA WEIL, CHARLIE WEBER; FOREGROUND: VIOLA DAVIS

La igualdad como parte de la esencia

Shonda tampoco escribe sobre personajes hetero u homosexuales. Todas sus producciones incluyen personajes con distintas orientaciones sexuales y las historias amorosas son desarrolladas bajo la siguiente filosofía: si en Scandal podemos ver tórridos encuentros sexuales entre Olivia y el Presidente de los Estados Unidos, nos tomaremos las mismas licencias para presentar a los personajes gay y sus parejas sexuales. Y al que no le guste, que cambie de canal.

Una de las costumbres en Shondaland es elegir el reparto sin tener en cuenta el color de los actores, no porque no le interese el activismo racial, sino porque ha logrado aportar más a la igualdad escribiendo sobre personas y no sobre razas. En todas sus producciones se pueden ver personajes asiáticos, afroamericanos y latinos, al frente y al centro de las tramas, con el mismo desarrollo de personajes que las contrapartes de raza blanca.

135306_2438

Algo que no siempre suele ser entendido por la prensa especializada. Semanas antes del estreno de How To Get Away With Murder, una columnista de The New York Times señaló que cuando Rhimes escribiera su autobiografía debería titularla “Cómo ingeniárselas con una mujer negra enfadada”, aludiendo a que Rhimes debía su fama a la creación de personajes femeninos de mujeres negras furiosas y que ese tipo de mujeres reflejaría la personalidad de la productora.

La respuesta de Rhimes no se hizo esperar. “¿Por qué un hombre poderoso es fuerte y una mujer poderosa tiene que estar necesariamente enojada? En Grey’s Anatomy y Private Practice las protagonistas eran de raza blanca, ¿allí no era una mujer negra enojada escribiendo? ¿soy sólo negra cuando escribo sobre personajes negros?”.

La polémica no se detuvo en esas declaraciones, porque el artículo también comparaba a Kerry Washington la protagonista de Scandal con Viola Davis, mencionando que esta vez Shonda Rhimes había desafiado los cánones estéticos televisivos apostando por “una piel más oscura y una belleza menos clásica”, reduciendo a la actriz a un simple estereotipo racial y rozando ligeramente el racismo al implicar condescendientemente que existiría una feminidad negra más “aceptable” que otra.

7

La serie respondió a esto con una de las mejores y más potentes escenas de How to get away with Murder. Annalise, de 40 años, se sienta frente al espejo y borra sus delineadas cejas, retira con fuerza sus pestañas postizas y restriega su rostro hasta eliminar la última partícula de maquillaje, para luego retirar la lisa peluca que cubre su corto e hirsuto pelo natural. Con la cara deslavada y la peluca guardada en un cajón, se gira e increpa a su marido, al que acaba de descubrir ocultándole la verdad sobre una relación extra marital. Su mirada es fuerte y autoritaria, su voz acusadora. La fuerza de Annalise no está en los accesorios ni en los artículos de belleza.

101714-celebs-viola-davis-how-to-get-away-with-murder-wig (1)

Rompiendo los paradigmas televisivos

El mensaje es claro: los creadores de la serie están conscientes de que tienen como protagonista a un tipo de mujer diferente a la que regularmente nos muestra la televisión, pero también que la fuerza de los personajes, y de las mujeres en general, existe más allá de su cabello, color de piel, tamaño o edad.

No sorprende que Viola Davis comentara en una entrevista lo bien que se siente, después de 26 años de carrera, ser finalmente la estrella de su propio programa, sin tener que jugar por milésima vez al papel de la criada, madre o esposa del héroe. A sus 49 años, la actriz dice que Annalise Keating es el papel de su vida. Una mujer real, inteligente, sexual, vulnerable e imperfecta, capaz de inspirar fuerza, pasión y confianza en las mujeres de todo el mundo, más allá de los estereotipos de raza y de género.

Annalise no toma vino tinto, su trago es el vodka. Yo me lo tomo feliz con ella y la dejo salir libre de culpa de cualquier asesinato.

How To Get Away With Murder estrena capítulos todos los miércoles en canal Sony.

 

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente