Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Formato-VivirSmart2

Grandes mujeres de la Historia: La mujer de la paz, Bertha von Suttner

Todo sobre: CulturaMujeres

Suena curioso que la primera mujer en ganar el Premio Nobel de la Paz haya sido una de las más aguerridas en su vida personal y social. Se trata de Bertha von Suttner, mujer que apoyó férreamente el pacifismo, que se casó frente a la oposición de su familia y que fue íntima amiga de Alfred Nobel.

La historia

Bertha nació en 1843 en el seno de una de las familias más acaudaladas de Viena, durante los tiempos del Imperio Austro-Húngaro. Hija de militar, siempre se ciñó a los estándares de la época: fue educada por institutrices y a una edad temprana ya hablaba un par de idiomas. Su vida de lujos y viajes se vieron abruptamente terminados una vez que su madre no pudo seguir con esa vida de protocolo y obligaciones. Y es que su denominación de Condesa de Kinsky era mucho para una joven de espíritu más liberal como ella.

A eso de sus treinta años empezó a trabajar como educadora para independizarse. Fue en la casa de los von Suttner donde comenzó su espiral de polémica, cuando se enamoró del hijo mayor de la familia, Arthur Gundaccar von Suttner, siete años menor que ella.

Sus esfuerzos por tener más recursos y agradar a la familia de su amor, la hicieron trabajar de secretaria nada más y menos que para el millonario Alfred Nobel, con quien entablaría una amistad fuerte y cercana.

Luego de casarse y provocar la ira de la familia de su ahora marido Arthur von Suttner, decidieron irse lejos. Durante diez años, Bertha vivió gracias a sus escritos y mantuvo una amistad por carta con el Señor Nobel.

La mujer de la paz

En 1889 publicó su libro ¡Adiós a las armas!, historia que relata la vida de Marta, una mujer que sufre penurias por culpa de la guerra. Rápidamente fue catalogado como un referente pro pacifismo e incluso con tintes feministas, algo muy progresivo para la época. Bertha se hizo ampliamente conocida debido a sus comunicaciones con altos mandatarios, a quienes les propagaba su sentimiento pacifista y de evitar las guerras a toda costa.

Asimismo, su amistad con Nobel fue fortaleciéndose con estos movimientos políticos de Bertha, por lo que ésta fue galardonada con el máximo reconocimiento a las acciones pacifistas del mundo en 1905. Además, apoyó a Europa Unida y participó de la Conferencia de la Haya en 1907.

Falleció a causa de un cáncer, dos meses antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente