Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Daria-800x534

La máquina del tiempo presenta: Todas íbamos a ser Daria

Por Ángela Díaz @negracesante

A finales de los 90, MTV se empezaba a convertir en un canal extraño, que uno ya no quería, pero una serie animada seguía logrando que el televisor se quedara pegado en el canal de “música”. Daria fue, en muchos sentidos, lo último realmente bueno que le vimos al canal del astronauta y la banderita en la luna.

La primera aparición de Daria fue como personaje ocasional en la serie animada de Beavis and Butthead, los cabezones insufribles que la rompían en los noventa, pero al poco tiempo la chica de la voz monótona y las respuestas perfectas dejó al parcito atrás y le dieron su propia serie. Antes que Dr. House hiciera popular la frase, Daria ya sabía que todos mentían.

image004

Todos los personajes olían a cliché en Daria, pero precisamente eso le permitía retratar la vida familiar y escolar en la que todas las adolescentes noventeras creíamos vivir. La madre insufrible, el papá despistado, la hermana superficial, los compañeritos de clase tarados y los profesores desconectados de la realidad.

Lógicamente, todas nos creíamos un poco Daria: cínicas, inteligentes y pesimistas. Difícilmente lográbamos monólogos internos tan sinceros y sutilmente irónicos como los de la Morgendorffer, pero a los 17 años la mirada de sabelotodo era suficiente para pasar por intelectual inalcanzable. Todas éramos Daria.

image005

La Ángela adolescente se declaraba “Daria fan” y llegaba todos los días corriendo del liceo a verla: era su monito animado “existencial” favorito. 17 años después, dando vueltas por Netflix, me volví a encontrar con la chica del eterno vestido verde, la voz impasible y los lentes gruesos, así que le puse play a la primera temporada.

Con satisfacción descubrí que el humor y el corazón de Daria siguen intactos. La adolescente engrupida que aún vive en mí se rió larga y plácidamente en el segundo en que Daria dijo: “No tengo baja autoestima, hay un error…Tengo baja mi estima por todos los demás”. Minutos después Quinn, la menor de las Morgendorffer, hizo su gran aparición, con su pelo perfecto, jeans a la cadera y polera rosa, anunciando que la acababan de nombrar vicepresidenta de “El Club de Modas”, las primeras Mean Girls, años luz antes que Regina George se robara nuestros corazones; el cuadro estaba completo, frente al televisor, tenía 17 años otra vez.

El paso siguiente fue ver, compulsivamente, todos los capítulos de las dos temporadas disponibles en Netflix y marcar como favoritos todas las joyitas. ¿Quieren volver a los 17 conmigo? Acá les va mi ranking personal de las hermanitas favoritas de Lawdanle.

 1. “Malled” o el episodio en que el Club de Modas visita un súper retail. Temporada 1, capítulo 5

Quinn quiere ir al nuevo centro comercial, Daria no, porque usa la misma ropa todos los días. En un claro ejemplo de abuso infantil, los Morgendorffer les prohíben a las chicas visitar el recién inaugurado retail. De vuelta en la escuela, la profesora de Economía de Daria lleva a los alumnos a conocer el mall para enseñarles una lección práctica sobre “la oferta y la demanda”. En el centro comercial, Daria se encuentra con Quinn, que faltó a clases y engatusó a un pobre infeliz para que la llevara al mall en auto. Daria y Jane amenazan a Quinn con divulgar su cimarra si no las lleva de vuelta a la civilización.

image008 image010

Me encanta este capítulo porque es la primera vez que vemos al Club de Modas manipulando al sexo opuesto para satisfacer sus caprichos y a Daria extorsionando a su hermana chica.

Frase favorita

“No es un mall, es un súper mall, el mall del Milenio, donde compras hasta que te mueres”. Quinn.

Diálogo Favorito

Quinn: Como vicepresidenta del Club de Modas, es mi deber estar atenta a la moda del futuro.

Daria: Si pones Imagine de John Lennon al revés, dice: “Imagina a toda la gente, dando vueltas en el centro comercial”. ¿No es raro?

 2. “This Year’s Model” o el Lawdanle Next Top Model. Temporada 1, episodio 6

Una agencia de modelaje busca nuevos talentos en la escuela. Daria se opone y deduce que la directora está recibiendo dinero a cambio de esto. Lógicamente, Quinn y las chicas de “El Club de Modas” son las primeras aceptadas en el curso. Minutos antes de que sea anunciado el ganador del contrato de modelaje, irrumpe de forma inesperada el General Buck Conroy, editor de la revista Brutal Mercenario, quien señala estar buscando potenciales reclutas. Daria sonríe, un equipo de noticias llega “sorpresivamente” al auditorio y destapa los negocios turbios de la directora.

image012 image014

Los captadores de nuevos talentos tienen muchos diálogos para retorcerse de risa, pero lo que más amo de este capítulo es que Daria planee en secreto la caída de la directora y observe todo con admirable impasibilidad, hasta el último minuto en que todo se derrumba y un primerísimo primer plano de su rostro la muestra esbozando una pequeña y casi imperceptible sonrisa. Esa escena, me recuerda una de las mejores frases de Daria: “No estoy a favor de sonreír a menos que tenga una razón para hacerlo”.

image016

 Frase favorita

“Pensaba en unirme a una beneficencia antes de convertirme en modelo, así podré decir que ayudaba a los necesitados desde antes de ser famosa. Quiero ayudar a los animalitos, pero solo a los bonitos”. Quinn.

Diálogo favorito

Quinn: Tienen que dejarme hacer esto, ustedes siempre dicen que yo puedo ser todo lo que quiera ser

Helen: Sí, decimos eso.

Daria: Eso me recuerda, ¿puedo ser reina de Brasil?

3. “The Daria Hunter” o el capítulo PelotónTemporada 2, episodio 2

 

El profesor y veterano de la guerra de Vietnam, Anthony DeMartino, organiza una excursión de paintball con el fin de enseñarles a los alumnos el impacto de la guerra. Helen y Jacke Morgendorffer aparecen sorpresivamente en el campamento como voluntarios. Jane se auto dispara y declara estar fuera, Daria se rinde y recibe el regaño de su madre por no haberse esforzado. Ambas se alejan del campamento rumbo a una exhibición sobre el gran tiburón blanco, el que resulta ser una tienda de regalos donde una engrupida vendedora les relata el argumento de Tiburón. Las chicas deciden irse cuando la locataria empieza a hablar de Richard Dreyfuss. En otro lugar del campamento, Quinn, Stacy y Tiffany ven una figura solitaria a los lejos. Stacy le pregunta a Quinn si acaso esa no es “la chica rara que suele vivir en su casa”. Quinn sonríe y dispara, pero segundos después descubre que la salpicada con pintura no es Daria, sino Sandi.

image018 image020

Amo este capítulo por muchas razones. La primera es la mención a Tiburón, mi película favorita en todo el universo de películas existentes de acá hasta el final de los tiempos. La segunda, este es el capítulo donde la verdadera política de funcionamiento del club de modas sale a flote. Quinn y Sandi se odian, pero mantendrán una lucha subterránea y oculta durante toda la serie. Jamás olvidaré la escena en que los vehículos se alejan rumbo al atardecer y Sandi corre desesperada tras ellos, cayendo, al más puro estilo Pelotón, de rodillas sobre el barro, mientras Quinn sonríe al interior del bus.

Frase Favorita

“No puedo dispararle a mi madre… al menos no con pintura”. Daria.

image021

Diálogo favorito

Sandi [mientras sostiene una revista de moda y jura sobre ella]: No importa lo que pase, no nos vamos a disparar entre nosotras y estropear nuestros trajes. Juro que si le disparo a una miembro del Club de Modas, usaré pantalones de color marrón con una cinta elástica en la cintura durante toda una semana.

Quinn: Y yo me pondré los pantys brillantes.

Stacy: Jeans nevados.

Tiffany: Gafas.

 4. “Quinn the Brain o el episodio donde el negro es el nuevo rosa. Temporada 2, capítulo 3

Quinn necesita conseguir un 10 en su próximo ensayo para no repetir el año. Trata de sobornar a su hermana para que le escriba el trabajo, pero esta se niega. Finalmente, escribe un ensayo titulado “Encarcelamiento académico”, donde compara la escuela con una prisión.El profesor O’Neill describe el trabajo como “existencial” y eleva a Quinn a la categoría de intelectual. Quinn comienza a vestirse de negro porque “así se viste la gente profunda”, Daria colapsa y siente que su hermana le ha robado la personalidad. En un último intento por revertir la situación, Daria se saca los anteojos, se maquilla y se viste con la ropa de su hermana provocando que Quinn abandone su faceta intelectual, vuelva al rosa y deje de lado la escritura. El capítulo termina cuando Quinn les cuenta a sus amigas que el ensayo lo escribió otra persona y Sandi señala que “pensar es malo”.

image023 image025

Este capítulo es una joya de principio a fin y puedo verlo una y otra vez en un loop eterno. Cada uno de los poemas escritos por Quinn merece estar enmarcado y expuesto en una galería: “La fritura y grasa no mienten, su verdad está escrita, en tus muslos”. Si a lo anterior le sumamos que la personalidad pseudo-intelectual de la pequeña Morgendorffer incluye un cuello de tortuga negro y una boina, el cuadro es simplemente brillante.

image027image029 image031

Frase Favorita

“Solo Quinn podía poner de moda ser un cerebrito”. Daria.

image033

Diálogo favorito

Daria [al sorprender a Quinn vestida de negro]: ¿Qué pasó? ¿Un mimo se arrastró hasta acá y murió?

Quinn: Estoy armando una tenida. Para tu información, así es como la gente profunda se viste.

5. “Write Where it Hurts” o Daria la escritora. Temporada 2, episodio 13

Daria leyó todos los libros en la lista escolar, así que recibe como tarea escribir una historia de ficción utilizando a personas reales como personajes. Escribe y tira a la basura dos proyectos, uno inspirado en El Graduado y el otro influenciado por Jane Austen. El episodio es agudo y divertido,tiene como bonus extra colocar a nuestros personajes favoritos como peones en distintas situaciones literarias salidas de la cabeza de Daria, pero también, sabe ser conmovedor sin volverse cursi, cuando Daria finalmente decide escribir una historia honesta y sencilla sobre el futuro de la familia Morgendorffer. En la historia final vemos que los padres de Daria viven una vida calmada, Daria es una famosa periodista casada con un intelectual y Quinn es un ama de casa feliz con varios niños pequeños. Es conmovedor y dulce, el final perfecto para la segunda temporada.

Frase favorita

¡Helen! ¡Helen! ¿Cuál es número para llamar al 911? Jake Morgendorffer.

Diálogo favorito

Helen: Entonces Daria, ¿cómo te fue hoy en la escuela?

Daria: Hmm… vamos a ver… nadie me habló de nuevo hoy,no me invitaron a ninguna fiesta este fin de semana. Así que, en definitiva, otro buen día.

image035

En Netflix puedes encontrar las dos primeras temporadas de Daria y las películas animadas de la serie, lo único que tienes que hacer es elegir un fin de semana cualquiera, encender el LG Smart TV y visitar a los Morgendorffer.

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente