Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Principe-del-rap

La máquina del tiempo presenta: El Príncipe del Rap

Todos conocemos la historia: un muchacho negro, nacido y criado en Filadelfia, que pasa sus días en la plaza con los cabros, relajándose, escuchando la radio y jugando baloncesto, se pelea un día con unos grandulones del barrio y su madre, toda histérica, con ondulines en la cabeza y todo, le dice: te mudas, ahora mismo, con tus tíos de Bel-Air.

Cómo olvidar la canción, el desfile de ropa fluorescente, el baile de Carlton y a ese lolito orejón llamado Will Smith.

La semana pasada encontré ese pedazo de los 90 en Netflix y le puse play. El primer shock fue descubrir dos estrofas y escenas extras en la apertura de la serie. ¿Por qué Canal 13 censuró esa parte de la canción en los 90? ¿Le descubrieron mensajes ocultos, como a los temas de Xuxa?

Comencemos con la historia. Nadie va a buscar a Will al aeropuerto. Claramente este cabro es un cacho para la familia Banks, así que el flaco toma un taxi para llegar solito a la mansión. Cuando se sube al auto saluda todo simpático al conductor, que no es otro que Quincy Jones (productor famoso y amigo de Michael Jackson), pero una vez ve el tamaño de la mansión en la que va a vivir, se agranda y le dice al pobre taxista que sea gente y se ponga desodorante.

Nota mental: ¿Podemos culpar a Will por venderse a esta vida de lujos? No. ¿Qué futuro le esperaba en Filadelfia? ¿Casarse y vender papas fritas en una sucursal de McDowells?

Principe-del-rap-1

La familia que acoge a la oveja descarriada está liderada por un severo tío Philip, el inolvidable James Avery y su esposa Vivian, interpretada por Janet Hubert-Whitten en las tres primeras temporadas y luego por Daphne Maxwell Reid en el resto de la serie. El cambio se produjo después de un pequeño escándalo que incluyó una demanda por despido injustificado y un par de desafortunadas declaraciones en que la actriz afectada despotricó contra la cadena NBC y el mismísimo Príncipe de Bel- Air, al que calificó de “egocéntrico y malcriado”.

Principe-del-rap-2

Los Banks tienen tres hijos, Hillary (Karyn Parsons), Carlton (Alfonso Ribeiro) y Ashley (Tatyana Maria Ali). Hillary, la primogénita, nació cuando los Banks eran un matrimonio humilde, pero olvidó completamente esos años para convertirse en una versión negra de Paris Hilton, que sigue viviendo a costa de sus padres y dedica sus días a asistir a fiestas de celebridades y comprar ropa compulsivamente.

En el transcurso de la serie, Hillary decide hacer algo con su vida y se convierte en la estrella de un programa de entrevistas. Lógico, mimada, superficial y adicta al retail, su futuro claramente estaba en las comunicaciones. Si su personaje aún existiera, hoy sería fashion blogger.

Principe-del-rap-3

El segundo hijo de los Banks es Carlton, un petiso extremadamente correcto, remilgado y pedante, el estereotipo perfecto del niño rico mimado que usa chaquetas con insignias de botes y chalecos pasteles sobre los hombros, pero que en la intimidad juega a ser un seductor que canta y baila canciones de Tom Jones. Will y Carlton son dos perfectos opuestos en conducta, estilo y físico, pero se las arreglan para convertirse rápidamente en hermanos, de esos que se odian y se avergüenzan mutuamente, pero que en el fondo se quieren y protegen entre sí.

Principe-del-rap-4

Dato freak: Alfonso Ribeiro se inició a temprana edad en el mundo del espectáculo, participando en programas de televisión y en musicales de Broadway, pero su gran oportunidad llegó a los 10 años cuando bailó junto a Michael Jackson en un comercial de Pepsi.

Principe-del-rap-5

Ashley Banks es la hermana menor de Hillary y Carlton. Sus padres la criaron para ser una señorita educada y refinada, que practica ballet, equitación y violín. Al empezar la serie es una niña, pero hacia el final es una adolescente con intereses propios y una personalidad muy similar a la de su primo Will.

Principe-del-rap-6

Dato freak: Will Smith no es el único con carrera de cantante en la serie, durante la penúltima temporada de la serie, Tatyana Maria Ali preparó su debut musical. El resultado fue el álbum “Kiss The Sky”, con el que consiguió un disco de oro a inicios de 1999.

Como buena serie de los noventa, la mansión cuenta con un mayordomo sarcástico con acento inglés. Geoffrey Buttler (sí, su apellido era mayordomo en inglés) constantemente se burla de todos los integrantes de la familia y amenaza con llamar al sindicato de mayordomos para denunciar la explotación de la que es víctima, pero es incapaz de separarse de los Banks. Tras el nacimiento de Nicky Banks, el cuarto hijo de la familia, es nombrado padrino del pequeño y cuelga para siempre el plumero, dejando de ser un empleado y pasando a ser parte de la familia.

Todo chico rebelde tiene un fiel secuaz y esta no es la excepción. El compañero de aventuras de Will es su inseparable amigo Jazz, interpretado por Jazzy Jeff, el rapero con el que el verdadero Will Smith inició su carrera de cantante. Siempre con gafas de sol, aparece ocasionalmente en la serie y constantemente es expulsado de la casa por el tío Philip, en una escena que siempre incluye una toma general de la mansión, el sonido de unos aspersores en el jardín y la imagen de Jazz lanzado como bala de cañón a través de la puerta.

Principe-del-rap-7

Dato freak: Solo se grabó una toma de Jazz siendo lanzado fuera de la mansión, por eso Jazz siempre lleva puesta la misma camisa. Otras estrellas que pasaron por el show fueron Tyra Banks, en el papel de la ex novia de Will, y su actual esposa, Jada Pinkett, quien audicionó para el papel de la novia de Smith, pero que no obtuvo el papel porque consideraron era muy baja de estatura. ¡Bien allí, encargados de casting!

El elenco de El Príncipe del Rap entró rápidamente en el corazón de una audiencia ávida de comedias familiares y la serie llegó a convertirse en una de las más exitosas de los 90.

La fórmula era simple: nuestro protagonista había sido enviado a Bel- Air para enderezar su vida y convertirse en un hombre de bien, pero en el camino a conseguirlo, el chico, siempre fiel a su estilo estrambótico y sentido del humor a prueba de balas, le enseñaba a su nueva familia la importancia de no olvidar sus orígenes. Así, los mejores momentos de la serie tenían a la audiencia riendo a carcajadas y también al borde de las lágrimas, con emotivos mensajes, que hoy pueden sonar ingenuos, pero que en los noventa marcaban pauta introduciendo en una serie protagonizada por afroamericanos, discusiones sobre el racismo y la importancia de la familia.

Principe-del-rap-8

Imposible olvidar el capítulo en que Carlton y Will son detenidos mientras conducen un auto de lujo. Will baja del auto en cuanto ve a la policía y se lanza estrepitosamente sobre el capó para ser arrestado. Su primo no entiende la situación y le pide indicaciones a la policía para encontrar la dirección que buscan, pero ambos son rápidamente esposados. Los oficiales que los arrestan son claramente racistas y el único delito de Will y Carlton es ser “personas de raza negra”.

La mezcla noventera de emoción y humor, tan típica de las comedias familiares con moraleja y final feliz, mantuvo a la serie en el tope de las listas de popularidad durante seis temporadas y más de 140 episodios, asegurando su internacionalización en más de 25 países.

Uno de esos países fue Chile. El joven Will Smith entraba todos las tardes a eso de las 6 y media a nuestros televisores de tubo, mientras tomábamos Cola Cao y comíamos pan tostado con palta; los chistes y la trama eran predecibles, pero el encanto y la simpatía natural de su desgarbado protagonista eran irresistibles. Y, por supuesto, también lo eran, las inolvidables coreografías de Carlton.

¿Algún capítulo favorito en mente? Mientras lo piensan, les cuento que El Príncipe del Rap sigue vivo con sus seis temporadas en Netflix, así que partieron a encender el LG Smart TV y a desempolvar la caja de esquelas con los cancioneros de Ace of Base. ¡Es momento de volver a los 90!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente