Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
mujeres

Grandes Mujeres de la Historia: Mary Anning, la paleontóloga no reconocida

Todo sobre: CulturaHistoria

La paleontología es una carrera que, como muchas otras, está fuertemente dominada por los hombres.Imaginen lo que debió ser para Mary Anning, oriunda de Inglaterra, hacerse un espacio en la comunidad científica británica del siglo XVIII.

Nacida el 21 de mayo de 1799, en la zona de Lyme Regis, en Dorset, Inglaterra, Anning era hija de una pareja  considerada disidente, es decir, que a pesar de profesar el  protestantismo, no seguían los dictados de  la iglesia anglicana. Eso realmente era una opción poco popular en la época.

Su afición por la paleontología es heredada de su padre, un ebanista (un mueblista que trabaja la carpintería en forma artesanal con gran lujo) que además vendía fósiles que encontraba en los yacimientos costeros.

Siendo la quinta hija de una familia tristemente numerosa (la mayoría de sus hermanos murió) Mary fue llamada en honor a su hermana primogénita fallecida. A diferencia de sus otros hermanos, cuando apenas tenía 15 meses de vida un rayo cayó cerca de ella estando en los brazos de una vecina. Las tres personas que estaban ahí murieron, pero ella sobrevivió. En ese momento, la comunidad le atribuyo su inteligencia y curiosidad al incidente.

Como eran bastante pobres, Mary jamás recibió una educación formal lo que la lleva a ser una persona autodidacta. Lamentablemente en 1810, Richard, su padre, muere de tuberculosis, quedando solamente los dos hijos Joseph y Mary en el negocio de la venta de fósiles.

Primeros pasos

El gran salto lo dieron cuando ambos descubren lo que sería el primer fósil de un Ictiosaurio, mientras Jospeh descubre el cráneo, Mary haría lo propio con el cuerpo.  Este acto, llamaría la atención de la comunidad científica.

Con el tiempo, Mary no solo haría gala de una gran colección de aciertos, además aprendería todo lo que cayera en sus manos sobre paleontología, lo que la llevaría incluso diseccionar peces y otras especies para compararlos con sus descubrimientos.

Sin embargo, el anhelado reconocimiento por parte de la comunidad científica rara vez llegaría, ya que los científicos que compraban sus piezas, difícilmente la nombraban en las publicaciones como la autora del hallazgo.

Algunos sujetos sí lo hicieron, como cuando en 1829 el científico William Buckland la nombra en su artículo o en 1830 el geólogo, Henry de la Beche, intercedió para que apareciera en una de las más conocidas litografía (o Duria Antiquior representación de una escena prehistórica).

En 1847, después de un cáncer de mama, Anning  muere a la edad de 48 años. A pesar de su gran aporte al descubrimiento de fósiles, ella murió pensando que su aporte a la ciencia fue infravalorado. Sólo después de su muerte, la Sociedad Geológica de Londres la homenajeó con un panegírico escrito por el mismo Henry de la Beche, siendo la primera mujer en la historia en recibir esta distinción, que además no perteneció a ella.

Definitivamente, tras una larga y difícil vida, esta mujer merece ser conocida por todos los amantes de la ciencia tras una vida de enormes aportes.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente