Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
m

Grandes Mujeres de la Historia: María Zambrano, una filósofa exiliada

Todo sobre: CulturaMujeres

Como parte de una generación dorada del virtuosismo y la literatura, que una mujer se alzara como una de sus representantes más férreas, inserta en una época de regímenes y dictaduras, es un logro perdurable.

Tal es el caso de María Zambrano, una de las filósofas y escritoras más famosas del Viejo Continente, quien además tuvo que vivir en el exilio, tras la Guerra Civil española.

María nació el 22 de abril de 1904, y sus padres eran profesores. Su padre fue gran amigo de Antonio Machado, quien de alguna manera influyó en la carrera y vida que María decidió seguir.

En 1921 comenzó sus estudios en la Universidad de Madrid, escogiendo Filosofía y Letras. Sus veladas las pasaba junto a grandes de la literatura como Ortega y Gasset o Camilo José Cela. Fue así como su inquietud social se manifestó en sus escritos y artículos, los cuales fueron publicados en 1930, bajo el nombre “Horizonte del Liberalismo”.

María se casó con el historiador Alfonso Rodríguez, quien al poco tiempo fue designado como embajador de España en Chile, lugar donde vivió un año antes de volver a la Madre Patria para apoyar a los republicanos que luchaban en la Guerra Civil. Su experiencia tras ser exiliada la llevó a vivir en Francia, Italia, Cuba y Puerto Rico, lugares donde desarrolló profundos pensamientos impulsados tras la salida impetuosa desde su país natal.

Obras que dejaron huella

En esa época escribió obras como “Los Intelectuales en el Drama de España”, “Filosofía y poesía”, “La confesión o Hacia un saber del alma”. Continuó con “El hombre y lo divino” y “Claros del bosque”. María Zambrano escribió hasta que le fue posible, y sus últimos trabajos publicados fueron “De la Aurora”, “Notas de un método” o “Los Bienaventurados”.

Debido a esta extensa entrega de material literario y filosófico, María fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, en 1981, y con el prestigioso Premio Cervantes, en 1988.

Tras una prolífica vida y experiencias de todo tipo, María Zambrano falleció el 6 de febrero de 1991, y sus restos volvieron del exilio a su lugar de nacimiento.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente