Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
moda2

Grandes mujeres de la historia: Diana Vreeland, la emperatriz de la moda

Todo sobre: CulturaModaMujeres

Intensa, obsesiva, cautivadora y única, son algunas de las definiciones con que conocemos a la denominada “Emperatriz de la Moda”, Diana Vreeland, quien secunda a aquellas mujeres referentes e íconos del mundo fashion, como Coco Chanel o la más contemporánea Anna Wintour.

Diana fue quien estuvo tras exitosas columnas de moda Harpers Bazaar y Vogue, siendo esta última lanzada al estrellato mundial bajo el alero de Vreeland.

Según cuenta el sitio Mujeresenahistoria, los orígenes de esta verdadera dama de la moda se remontan a París, lugar donde nació en 1903. Siempre fue vapuleada por su madre por ser una niña poco agraciada, lo que marcó una distancia significativa entre su progenitora y ella.

Tras el comienzo de la Primera Guerra Mundial, la familia de Diana se radicó en Nueva York. Allí creció y se casó con Thomas Vreeland, con quien compartió constantes viajes. En uno de ellos, vivieron en Londres, ciudad donde instaló una lencería y se hizo conocida al atender a celebridades como la duquesa de Windsor, Wallis Simpson. Debido a su cercanía con el mundo de la moda y su amplio grupo de amistades, tuvo contactos incluso con la mismísima Coco Chanel, con quien coincidió en varios viajes que realizó a la capital francesa.

Estilo único

Diana ya tenía un estilo propio y definido. Su obsesión por el color rojo la llevó a vestirse constantemente de ese tono, así como la decoración de su hogar fue reconocida por la preponderante tonalidad rojiza presente en casi todo.

En la mitad de la década de los años 30, volvieron a Nueva York, ciudad donde conoció a quien la impulsaría a ser una leyenda de la editorial fashionista, Carmel Show, quien la introdujo en la prestigiosa Harpers Bazaar, revista donde escribió la columna Why don´t you? (¿Por qué tú no?) durante más de 25 años. Asimismo, Diana se convirtió en asesora de modas de personalidades como Jackie Kennedy, de quien, hasta el día de hoy, se reconoce su particular y elegante estilo.

Luego de que no fuera escogida como la sucesora de Carmel Show, Diana decidió dejar su escritorio y fue así como llegó a las oficinas de Vogue, que en ese momento no era lo que es en la actualidad. Como su directora, Vreeland le dio a Vogue su matiz único y la convirtió en el referente de moda que es hoy por hoy.

hollywoodreporter.com

hollywoodreporter.com

En los 70 se desvinculó de la revista que cambió la visión de la moda y se fue como consultora del Costume Institute del Metropolitan Museum de Nueva York, cargo que ocupó hasta poco antes de su fallecimiento el 2 de agosto de 1989.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente