Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
portadilla

El encanto de Croacia

Si vas por Europa del este tienes que visitar Croacia, uno de mis destinos preferidos. Y ojala recorrerlo entero porque no solo sus paisajes son realmente una maravilla, sino también su gente tanto por dentro como por fuera, porque pucha que son guapos y buenas personas, en general.

Zagreb y el Parque Plitvice

Zagreb, la capital resultó un poco aburrida pero es bonita, no hay mucho que hacer, sin embargo para ser ciudad es bastante amistosa y no se siente una gran densidad poblacional, así mismo se ven pocos rascacielos y la vida parece ser bastante tranquila, claro que este es mi apreciación en calidad de turista y comparándola con otras ciudades del mundo.

Estuve ahí algunos días cuando decidí partir al parque nacional Plitvice, reconocido por la UNESCO como uno de los parques más bellos de Croacia y que sirvió de refugio militar en la guerra que bien sabemos término hace poco más de dos décadas. Camino al parque de a poquito comenzaba a darme cuenta de lo bello de este país, con unos paisajes lleno de montañas, cascadas, árboles y lagos.

Casi todos los turistas pasan por el día al parque y luego continúan al siguiente destino, en cambio yo, me quede dos noches . A mi llegada ya era tarde para ingresar a este y el día estaba nublado, sin embargo la siguiente mañana y con la suerte a mi favor, amaneció con un sol radiante. Esta maravilla de la naturaleza cuenta con múltiples y variados lagos en cadena o en caídas donde tiene muchas cascadas. Quizás hubiera sido más bello verlo con hojas y con su verde esplendoroso, pero es lo que me tocó, y como no voy a ser afortunada si dos días después de pasar por ahí, comenzó a nevar.

Zadar

Continúe mi recorrido hacia Zadar, un precioso balneario junto al mar Adriático de aguas cálidas y turquesas. De la ciudad antigua quedan pocos restos ya que ha sufrido a lo largo de su historia múltiples bombardeos, lo que ha generado que hasta hoy tan solo quede la Puerta de San Chrysogono, la Puerta de Zara y la Iglesia de San Donato de Zadar.

Ubicado al extremo sur del país se encuentra Dubrovnik, pueblo construido en la edad media, reconocido también por la UNESCO y donde para llegar a él se debe cruzar la frontera de Bosnia, porque en este angosto pedacito, a Croacia le corresponde solo mar y aunque tienen la intención de construir un puente de manera de no tener que mostrar el pasaporte, al parecer no hay dinero para esto aún. Después de 8 horas de viaje en bus, en hora buena llegué al “hostel”,  el cual quedaba en un lugar cerca del centro histórico.

Este pueblo corresponde a una serie de muros defensivos de piedra y que hasta el día de hoy a pesar de sus batallas, conserva su estructura tanto por la calidad de su construcción, como también por quienes se han preocupado de preservarlo en el tiempo.

Split

Después de pasar unos días ahí, volví más al norte a Split, para así  tomar un ferry hacia Grecia, forma única y económica en esa época para trasladarse hasta allá. En Split me reencontré con uno de mis amigos viajeros y partimos por un par de días a la isla desierta Hvar. Desierta, ya que al parecer éramos los únicos turistas en otoño,  pero lo increíble fue poder recorrerla casi en su totalidad en moto. Ambos lugares simplemente maravillosos.

Croacia es un país que sí que vale la pena visitar, pero que aún está bastante atrasado en algunos aspectos, extrañísimo resulto ver como se fuma en todos, pero todos lados sin excepción, era como visualizar imágenes de los años 80 en nuestro país, incluso tocan música de manera constante de estos años como si fueran el ultimo hit del momento. Tampoco hay conciencia del uso del cinturón de seguridad, para que hablar de la no prohibición de hablar por celular mientras se conduce, porque si bien en Chile aún se hace, nunca lo he visto en un conductor de bus.

Con sus pros y sus contras, sin duda, Croacia se ha convertido en uno de mis países favoritos.
Un maravilla que no puedes dejar de visitar alguna vez en la vida!

 

Fotografías: Jeannette Zarate

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente