Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Ted-Talks

El derecho a las charlas TED

Me fascina de Internet el acceso al conocimiento. Entrar, por ejemplo, a un lector de contenidos y encontrar la lista de todos los artículos, reportajes y posteos de las páginas que sigo y tener mi mundo de información sólo con los temas que me interesan. A mí o a cualquiera. Y gratis. Me parece totalmente abrumador y maravilloso a la vez.

De mis favoritos

TED es una ONG donde expertos (en cualquier tema que se nos ocurra) se toman máximo 18 minutos en contarle a la audiencia y a otros millones de cibernautas sobre lo que les apasiona. “Ideas worth spreading” es el lema, o sea si tu idea –cualquiera sea– es interesante, tienes un lugar en TED; desde disciplinas como la ciencia, sicología, educación y tecnología, hasta por qué atrevernos a ser vulnerables o cómo los colegios matan la creatividad de los niños. Lo que sea.

Hace unos meses escribí sobre inspiración y sé que este es un lugar donde podemos encontrarla. No es pretensioso, el material es variado y sencillo. Los expositores no sólo son elegidos cuidadosamente, también son entrenados para hacer una charla corta pero significativa, con tonos de humor y que todos logremos entender. Y está disponible en más de 100 idiomas.

Es una de esas cosas a las que me gustaría dedicar varios días de mi vida y ver una por una, todas las charlas. Les recomiendo ir a los playlists para buscar por los temas que más les interesen.

Hacia dónde vamos

Se les conoce como MOOC, en español Cursos en Línea Masivos y Abiertos. Algunas de las grandes universidades como Stanford y Yale están compartiendo sus cursos de manera abierta y gratis para que cualquier persona, en todo el mundo, pueda acceder a ellos. Hoy la tendencia está en compartir la información.

Yo por ejemplo ahora soy “alumna” del curso Introducción a la Sicología de la Universidad de Yale, al que puedo entrar desde la página web y ver, tal como una más de la clase, al profesor, ¿qué tal? Todavía no me acostumbro al vértigo de estar acá pero a la vez en otros lados. Y espero nunca acostumbrarme.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente