Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Album-del-mundial-800x534

El álbum del mundial: Un clásico que volvió

Todo sobre: MundialMúsica

Cuando los videojuegos reemplazaron a los monitos articulados, fue signo de los tiempos.

Tanto como cuando antes escuchábamos cassettes y ahora nos manejamos con servicios de streaming con Spotify o reemplazamos nuestra vieja tele CRT por un LED LG.

Pero algo ocurrió con los álbumes de laminitas. Quizás pasaron de moda (de hecho, la empresa que prácticamente manejaba el mercado quebró hace un par de años) pero es menester, sobre todo cada 4 años, volver a esa vieja costumbre.

Siendo chica, nada daba más felicidad que completar un álbum con esa lámina que no encontrabas en ningún lado, cambiando repetidas con compañeros en el colegio, jugándolas en duelos y sintiendo el cierre de un ciclo cada vez que tachabas números en la contratapa.

Y ahora que estoy harto más vieja y que ni siquiera recuerdo el último álbum que junté (creo que fue el de Sailor Moon) caí en la misma tentación que muchos: comencé a coleccionar el álbum sobre el campeonato de fútbol mundial.

Sí, es una tentación que resulta contagiosa, divertida y puede llevarte a hacer cosas que no te habrías visto haciendo de otra forma. He visto a niños chicos y amigos bien grandes aprovechando las plataformas sociales para hacerse de los monitos que les faltan, gastando la plata que podría traducirse en almuerzos o carretes, en el kiosko de la esquina y llevando, cerca de la foto del hijo o de la polola, un turro de láminas repetidas.

Por acá vamos a medio camino. Espero que de aquí a que termine el mundial me salgan las que faltan y las noticias sobre las nuevas láminas que reemplazarán a los jugadores que no fueron no sean impedimento para completar mi colección. Y, si me animo, incluso podré completar el álbum digital, disponible en Android y que, con los códigos que salen en los sobres “analógicos”, puedo completar más rápido.

Y cuando falten pocas, echaré mano a los grupos de Facebook o iré a las oficinas de la empresa que las distribuye alrededor del mundo, donde venden las láminas individuales y donde, por la buena o por el mercado negro, se puede acceder a esa figura que nunca salió.

¿Por qué quiero completarlo aunque ya estemos fuera del campeonato?

Porque por esto y por todo lo que hemos vivido este mes, me interesa y me apasiona la idea de abrir un libro construido gracias a mi esfuerzo y recordar todo lo que hice para completarlo, y lo que pasaba mientras lo hacía.

De hecho, en una multitienda venden una versión con tapa dura del álbum, que me compré y donde pasando todas mis láminas para atesorar aún más esta colección no solo de jugadores, sino que, en la página de Chile sobre todo, de héroes que lo hicieron todo para llenar no solo páginas de un álbum, sino que de los libros de historia.

De hecho, todavía no me sale Gary Medel, y cuando suceda, quiero tenerla repetida para pegarla en mi agenda, como en los viejos tiempos…

Y a tí, ¿Cuántas te faltan?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente