Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Dinámica de un viajero

Texto y Fotografías por Jeannette Zarate.

Pongo “la dinámica de un viajero” en el tapete porque es muy particular, resulta bien curioso cómo se produce porque de seguro a los que no han viajado antes como “mochilero” les debe ser muy difícil imaginarse siquiera un poco lo que sucede en la medida que te mueves por el mundo.

Claro está que lo apreciamos mucho más aquellos que nos hemos arrancado por un tiempo más largo. En conversaciones con otros amigos viajeros me encuentro con que siempre nos sucede las mismas cosas y resulta que al principio te da hasta un poco de vergüenza compartirlas porque crees ser el único que está viviendo, sintiendo, apreciando, interactuando y teniendo estas increíbles y a veces temerosos o frustrantes experiencias, porque también sucede, también hay días malos, donde todo sale mal, eso sí, debo decir que son los menos.

viajeros-aventura

Motivaciones y expectativas del viajero

Antes de partir todos estábamos en las mismas, muchos nos fuimos por estar hartos del trabajo, por el estrés que significaba estar en una ciudad moderna donde lo único que parece importar es trabajar para tener, tener, tener y entonces surgían las preguntas, para qué, por qué y en qué minuto nos convertimos en unos consumidores empedernidos.

Para muchos también era un sueño y queríamos saber lo que era no trabajar y estar en un año de “relax”; cosa que también pongo entre comillas, porque no crean que es fácil, estás en un constante averiguar, 100% alerta, armando el bolso, desarmando el bolso, buscando hospedaje, averiguando acerca del siguiente destino, dónde está el terminal, cómo llego ahí, tomar decisiones para abaratar costos, escribiendo en el blog, saliendo a comer o bien cocinar, dónde está el supermercado, qué dice aquí, y cuando estas de vuelta, debes hacer todo lo que mencioné antes y luego encima tus amigos en casa exigen fotos. Uf, quedé agotada de solo recordarlo.

Guardando los recuerdos

Para que decir el tiempo que tomaba el proceso de respaldar fotografías y las infinitas técnicas que cada viajero tiene, sin duda que hay mil formas, pero encontré que la mía era la mejor y evidentemente porque era la que más me acomodaba.

En mi poder además de mi mejor amiga “la tablet”, el adaptador USB, pendrive de 32GB  y la tarjeta micro SD de la cámara, pude respaldar fácilmente tanto en el pendrive como online (“Juan segura vivió muchos años”) , con la nueva cuenta de gmail (google drive), la cual cree especialmente para el viaje.  Es así como con éstos elementos no tenía que depender de un computador, claro que me tomó algunos meses realizar esto fácilmente, pasé por varias técnicas harto más engorrosas y poco prácticas.

Luego estaba el upload en facebook para que los amigos y familiares en casa pudieran seguir las aventuras, la cual todo dependía de la conexión de internet que tuviera, la que como se pueden imaginar muchas veces resultaba de una lentitud que por mucho que estuviera relajada viajando, daba ganas de pegarse un tiro.

Encontrarse, quererse y compartir

Así se pasaban los días y te quedaba un tiempito para respirar y pensar en lo vivido, y todos, todos vivimos estrés corriendo para tomar un bus, ferri, avión o buscando por todos lados el alojamiento, o simplemente pasando muchas horas solos y como es de esperarse y como somos parte de un mundo de personas, apenas nos encontramos, nos juntamos, conversamos, reímos de las anécdotas y nos entregamos cariño, porque es normal, porque fuimos hechos para socializar, entonces cocinamos juntos, cenamos, compartimos las historias, tips, conocimiento, lugares y nos despojamos sin dolor de lo que puede servir al otro.

viajeros-compartir

Por esto también es que no es extraño encontrarse con alguien que quiera compartir su aventura en moto y que haga lo imposible por conseguirte un casco y no por otro interés más que ser amable con el amigo viajero, o también encontrarse con alguien que te dice, cuando llegues a este destino, escríbeme, llámame y te puedo mostrar los alrededores o te puedes quedar conmigo para que ahorres dinero. Simplemente hermosos gestos, así de bella fue mi linda realidad durante un año.

viajeros

Los que siguen en casa

Luego está la dinámica que tenemos los viajeros con los que siguen en casa, gracioso resultó como en todos nosotros se repetía la misma historia, algunos amigos y familiares nos seguían atentos por las redes sociales, escribiendo cada 3 días, otros que nos leían y escribían de vez en cuando, otros atentos en silencio para no molestar, otros que se hacían los lesos para no extrañar, otros que extrañaban y no decían nada para no preocupar, otros que no se acordaron y de seguro aparecerían cuando ya estuvieras de vuelta en casa y desde allá, los viajeros vemos como hay muchos que engancharon sin que lo esperáramos y otros que creíamos estarían más atentos y simplemente desaparecieron, es curioso y todos respetables por cierto, porque la vida de los demás continúa y la rutina del trabajo, familia, estrés, continúa también y el tiempo al igual que para nosotros, se hacía corto, lo sé, también viví por años así, solo que es curioso, curioso como a muchos de los viajeros nos sucedía exactamente lo mismo.

Cuéntanos, ¿Cómo ha sido tu dinámica como viajero?

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente