Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Destacado Netflix: 7 razones para volver a ver “Querida Encogí a los Niños”

Todo sobre: Cine y SeriesNetfilx

Cuando Alicia cae por la cueva del conejo se encuentra con un mundo extraño, los brebajes la vuelven pequeña y las galletas la convierten en gigante. Siempre sentí, más allá de las mil interpretaciones del cuento, que ser un niño en un mundo de adultos era un poco ser Alicia. No entiendes las reglas del juego, tu cuerpo cambia constantemente de tamaño y nadie parece estar interesado en escucharte.

En los ochenta, esa era mi realidad, excepto en la tele a color. Allí encontraba historias de niños que entendían el mundo mejor que los adultos y que al final de la película se convertían en héroes de sus propias historias: Elliott salvaba a su amigo extraterrestre y escapaba volando en su bicicleta en “E.T. el Extraterrestre”; Gordie, Chris, Teddy y Vern se lanzaban a la aventura en búsqueda de un cadáver en “Stand By Me” y los niños Szalinski cruzaban el patio de su casa sobre el lomo de una hormiga en “Querida encogí a los niños”.

“Querida encogí a los niños” es la versión más literal y divertida de un grupo de niños en un mundo gigante. En casa hay problemas, no graves, pero inentendibles para los más pequeños, la mamá de los Szalinski se fue de casa enojada con el padre inventor, el papá de los Thompson presiona a su hijo para que sea deportista. De pronto una pelota de béisbol entra por la ventana y pone la trama en funcionamiento, el invento de Wayne Szalinski (Rick Moranis), una máquina para empequeñecer cosas, encoge a sus hijos y los de su vecino, los que ahora enfrentarán aventuras y peligros en el jardín de su casa ahora convertida en una especia de selva con insectos gigantes y galletas Tritón del porte de una casa.

La película tiene más de 30 años y sigue siendo tan alucinante como el día que se estrenó porque, independiente de como hayan envejecido los efectos especiales, su esencia permanece intacta: No es una películas de niños, es una película sobre la infancia y las amistades que nos ayudan a sobrevivir mientras caminamos rumbo a la adultez.

La encontré en Netflix y se la traigo de vuelta para que vuelvan a deslizarse sobre hojas de pasto y a dormir en piezas de Lego. Estas son mis 7 razones para volver a ver “Querida encogí a los niños”.

1) Los efectos especiales

La cinta utiliza de manera admirable trucos ya obsoletos desde la llegada de la tecnología digital, como por ejemplo decorados gigantes y marionetas teledirigidas. No sé ustedes, pero yo no alcancé a visitar el “Jardín Gigante” que montaron en Mundo Mágico y pagaría muchos dinero por un parque de diversiones con decorados estilo “Querida Encogí los Niños”.

giphy

2) El perrito Quark

Ni Lassie ni Rin Tin Tin superan la valentía de Quark. El perro familiar es el verdadero héroe de la historia, capaz de enfrentar al gato del vecino, rescatar a los niños del patio, reunirlos con sus padres e incluso morder a su dueño con tal de impedir que se coma al pequeño Nick cuando éste cae en un plato de cereales.

600full-honey-i-shrunk-the-kids-screenshot2

tumblr_lzf4r4z5W11r0rjs0o3_500

3) Rick Moranis

El nerd favorito del cine ochentero, siempre haciendo el mismo papel de inadaptado, estrambótico y anteojudo, forma parte de nuestra memoria colectiva y en cuanto aparece en escena nos invade la nostalgia (y el deseo incontrolable) de volver a ver clásicos ochenteros como: La pequeña Tienda de los horrores, Spaceball y Los Cazafantasmas.

giphy (3) copia

4) La galleta Tritón gigante

En la selva jardín los niños son atacados por abejas, amenazados por las hojas filosas de una podadora y cuasi ahogados por las gotas de un aspersor, pero nada es tan sorprendente e impactante como la galleta Tritón gigante. Hoy sabemos que era una galleta Oreo, pero todos soñamos con que fuera una galleta Tritón.

tumblr_m4na5q1QkZ1qhcrb0o1_1280

5) “Anti”, la hormiga bebé

Si hay una herida abierta junto a la muerte del caballo Ajax en la “Historia Sin Fin” y la del perro de Fry en “Futurama”, esta herida, sin duda alguna, lleva el nombre de “Anti”, la hormiga bebé de “Querida Encogí a los niños”. La pequeña hormiga ayuda a nuestros protagonistas a cruzar a mayor velocidad el jardín, se encariña con el grupo cual perro fiel y llegado el momento arriesga su vida para salvarlos del ataque de un mortífero escorpión. Los niños tratan de ayudarla, lanzan rocas y gritan: “Tenemos que hacer algo, es tan solo un bebé”, pero ya es demasiado tarde. El plano de los niños llorando junto al cuerpo sin vida de “Anti” es una de las escenas más tristes del cine familiar, pero también una de las más valientes.

giphy (6)

giphy (3)

Dato Freak: Según consta en el portal IMDB, hogar de todo lo importante y verdadero, en una primera versión del guión eran cinco niños y uno de ellos moría durante la secuencia de los rociadores.

6) Hermanos, amistad y amor adolescente

Todo el que que tiene hermanos menores, recuerda lo insoportable que fue crecer junto uno, las peleas, berrinches y pequeñas traiciones, pero en un mundo dominado por adultos que no te entienden, el cliché de que tu hermano es tu mejor amigo se cumple. Los niños Thompson y Szalinski se apoyan entre ellos, sufren juntos y salen adelante, incluso hay lugar para el amor adolescente entre los más grandes del grupo.

vlcsnap-326776

tumblr_nhqcpquOZN1rm8425o1_500

7) Nick y la Clase de Francés

El pequeño Nicky es el que peor lo pasa en la aventura, cae en una cama de polen, se lo rapta una abeja, está a punto de ser succionado por una podadora y a segundos de ser devorado por su padre mientras flota agarrado de una ruedita de cereal, pero sabe salir ileso de todas los peligros soltando las frases más adorables de la cinta.

giphy1

honey-i-shrunk-the-kids-spoon

Es el más optimista, inteligente e inocente del grupo, incluso hacia el final del viaje cuando logra descifrar el chiste sobre la respiración artificial y “La Clase de Francés”. Nick Szalinski, el mejor hermano chico del mundo.

giphy (1)

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente