Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Formato-VivirSmart

Curiosidades de la India, un país diverso

Todo sobre: CulturaViajes

Si les contará la cantidad de cosas curiosas que vi en aquel país, tendría una lista más que interminable. A pesar de eso, intentaré contarles algunas.

Con más de 1240 millones de habitantes, el Hinduismo, Budismo, Jainismo y Sijismo son las cuatro principales religiones que se practica en India. Siendo politeístas, rinden culto a más de 500 dioses, uno de los cuales es el más famoso, “Ganesh” o el “God of knowledge” o el Dios de la Sabiduría, el típico cuerpo de humano con cabeza de elefante y varios brazos.

ganesh-esvastica

El símbolo de la esvástica que todos relacionamos con los Nazis, en India representa a Dios y se encuentra, al igual que el “Ganesh”, en muchas de las puertas de entradas a los hogares.

India es reconocida por ser el país donde nació el yoga y la medicina ayurvédica, sin embargo, es un error pensar que todos ellos se tratan con esta medicina natural o practican aquella disciplina de bienestar físico y mental. Aún así hay una gran parte de la población que lo hace.
Para qué hablar del porcentaje de la población que es vegetariano y que muchas veces el nivel lo determina la religión, creencia, o dios al que rinden culto. Una maravilla resultó degustar la gran variedad de exquisiteces culinarias, simplemente inimaginable para nuestra escasa cultura vegetariana.

comida-vegetariana

Otra realidad

Es un país sin duda con un sector agrícola de los más diversos; frutos, plantas, especies, arroz, té, entre otros, e incluso existe alta producción de ropa, mármol, ladrillos, gas y así, suma y sigue su diversidad en este ámbito.

Resulta difícil describir todo lo que viví durante los dos meses y una semana que permanecí ahí; es que si bien en actitud y/o pensar hay cosas muy similares a Chile (pero de manera exacerbadas) en el día a día la realidad es muy distinta. Basta con salir a la calle para darse cuenta, porque el ruido ambiental o contaminación acústica volvería loco a cualquiera desde donde estés, de hecho no sé cómo logran meditar, porque el ruido es ensordecedor, y lo peor es que en un 90% de las veces no sabes por qué ni a quién le tocan la bocinas.

Entre las cosas curiosas que aprendí es la importancia que tiene para la mayoría el matrimonio (arreglado o no) y en especial para las generaciones más antiguas, tanto así que reúnen dinero una vida entera para poder realizar el matrimonio de sus hijos, ceremonia a la que asisten por lo bajo 500 invitados. Muchos se sorprendieron profundamente cuando les comenté que lo que gastaban en un matrimonio, los cerca de 26 millones de pesos chilenos superaba con creces a lo que gastaría viajando un año entero.

matrimonio

Curioso también resultó cuando visitamos los barrios más adinerados de Bombay, los que a mis ojos eran como estar en el barrio Patronato de Santiago, es ahí cuando los prejuicios se deben eliminar por completo, porque no tienes como saber con solo permanecer unos días qué barrio es bueno y cuál es malo.

La familia que me acogió cariñosamente unos días estaban muy sorprendidos al saber que en Chile los hijos siguen viviendo muchas veces con los padres después de casados, que la edad habitual de los matrimonios es entre los 26 y 32 años, que existen las universidades y colegios privados, que en las casas tenemos nana, que estamos influenciados por los norteamericanos y que el consumismo llego a nuestras vidas para quedarse, y así una serie de otras cosas que no imaginaban que sucedían fuera de India y que me contaban con mucho entusiasmo pensando que eran únicos.

El transporte

Dentro de los sistemas de transporte, sin duda que el tren es uno de los más comunes y accesibles para los habitantes. En las estaciones puedes ver el atochamiento impresionante de personas, las que intentan desde muy temprano tratar de tener un espacio en algún vagón de clase general, cosa que muchas veces ni siquiera logran.

En una de las primeras oportunidades que intente tomar un tren, recordé que debía comprar comida porque largas horas me esperaban y al no saber cómo sería el interior, partí por algún “snack”. De pronto, como nunca antes en mí vida, se me ocurrió mirar la fecha de vencimiento y resultó ser que cada cosa que quería comprar estaba vencida hace meses o al menos un mes, por lo tanto no me quedo más remedio que partir con bananas, un paquete de galletas vencidas y agua.

Conocí en el primer tren que tomé a un norteamericano músico hippie que vive en India hace muchos años.  Me aseguró que el almuerzo del tren era bueno y no me pasaría nada, así es que como los baños eran relativamente decentes, lo pensé y dije, “let´s go for it”. En el tren resulta gracioso ver cómo pasan vendiendo cual feria– a grito pelado- por lo que si quieres dormir o tienes el sueño liviano, de seguro no pegaras pestaña alguna. Dentro de los gritos que me causo mucha gracia es cuando nos ensordecían con el “Chicken loly pop”. No quise imaginar el sabor que tendría eso, así es que ni siquiera pregunté.

India resultó ser uno de los países con mayores contrastes que haya pisado jamás, una suerte de enigma difícil de comprender si es que no lo has vivido, pero les puedo asegurar que fuera de todo pronóstico resultó ser el país más diverso, colorido, agotador y emocionante.

dioses1

Una maravilla a la que volvería sin lugar a dudas en un tiempo cercano, ya que con la cantidad de cosas curiosas que suceden, tienes para entretenerte observando y deleitándote todo el rato.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente