Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
Buffy

Buffy la Cazavampiros ¡Mamá me enamoré de un vampiro!

Cierro los ojos y me veo. Primer carrete de la Escuela de Periodismo, jeans celestes, polerón plomo y zapatillas Donors (sí, las que usaban las Spice Girls). Un grupito de cabros más grandes discute sobre El Perro Andaluz. Miró de un lado a otro con mi mejor cara de inteligente. De pronto alguien menciona Los Soprano, me emociono y me lanzó a hablar sobre Gandolfini y la Lorraine Bracco. Los ñoños intelectuales me escuchan interesados, hasta que en un arranque de confianza pregunto “¿vieron el último capítulo de Buffy?” y todo se derrumba.

En los 90 las series de televisión todavía eran consideradas basura telenovelesca y Buffy la Cazavampiros era una de las más vilipendiadas. La producción llegaba como spin off de una película del mismo nombre que había fracasado en taquilla, no contaba con el respaldo de “No es televisión, es HBO” y exudaba hormonas adolescentes por todos lados, pero yo estaba convencida de que Joss Whedon, su creador, estaba cambiando la forma de hacer televisión.

Buffy_the_Vampire_slayer_tv_wallpaper_1600x1200

Buffy Summers era LA heroína televisiva de los 90: rubia, sarcástica, víctima de la moda, media inocentona, pero poderosa con las patadas y estacas. Antes que los vampiros brillaran al sol y tuvieran cara de penita, una Sarah Michelle Gellar en el papel de su vida, la llevaba en la pantalla chica.

La acción transcurría en un pueblo ficticio llamado Sunnydale donde la rubia Geller llegaba a vivir junto a su madre recién divorciada. El primer día de clases nos presentaban a los que serían sus compañeros de aventuras: Rupert Giles (Anthony Head), el vigilante y maestro que camuflado como bibliotecario guiaría a Buffy en el camino a convertirse en la salvadora del mundo; Xander (Nicholas Brendan) y Willow (Alyson Hannigan), sus adorables amigos ñoños; Cordelia Chase (Charisma Carpenter), una yegua estupenda; y Ángel (David Boreanaz), un pálido y misterioso joven que nunca se cambiaba de ropa y que sospechosamente aparecía solo cuando se ocultaba el sol.

parte-del-reparto

Buffy la Cazavampiros fue una de las primeras series para adolescentes que logró superar los lugares comunes y mezcló de forma efectiva cultura pop, romance, terror y ciencia ficción. Si bien es cierto que nos presentaba el romance cliché de la cazadora enamorada del vampiro, por primera vez, la jovencita rubia que solía aparecer como víctima en las historias de terror, se convertía en la heroína que pateaba el trasero de los monstruos.

Buffy se enamoraba de los malos, pero llegado el momento, salvar el mundo era mucho más importante que el pololo de turno y no dudaba en sacrificarlos. Joss Whedon cultivó cuidadosamente durante toda la serie el poder femenino. ¡En tu cara heroína carita de nada de Crepúsculo!

La serie tenía una mezcla nunca antes vista de humor, terror pop, drama adolescente, efectos especiales baratos y un delirante bestiario que incluía vampiros, demonios, fantasmas, hombres lobos, zombis y cuanta alimaña extraña imaginaba la prolífica mente de Whedon. Varios de ellos, tétricos; otros, para la risa, pero en conjunto suficientemente interesantes como para mantener la atención del público durante 7 temporadas.

Bso_Buffy_La_Cazavampiros_(Buffy_The_Vampire_Slayer)--Frontal

11 años han pasado del estreno de Buffy la Cazavampiros y ya nadie te mira feo cuando hablas de ella. La historia creció para convertirse en una “serie de culto”, estuvo nominada a más de 100 premios y ganó 48, entró en la lista de los 50 mejores shows televisivos de la historia según TV Guide y Buffy Summers logró el tercer lugar en la lista de los mejores personajes de los últimos 20 años según Entertainment Weekly. ¡En sus caras intelectualitos anti televisión!

Para alegría de los fanáticos, el fenómeno Buffy sigue vivito y coleando en Netflix donde puedes encontrar todas las temporadas de la cazavampiros; lo único que tienen que hacer es elegir un fin de semana cualquiera, encender el LG Smart TV y transportarse televisivamente a Sunnydale.

Palabras y ranking al cierre

Soy una descriteriada que puede pasar un mes entero pegada viendo de corrido los 144 capítulos de la serie, pero como sé que ustedes tienen una vida en el mundo real con personas de carne y hueso y responsabilidades, les armé un pequeño ranking personal con los capítulos joyitas que todo cazavampiros de corazón tiene que ver. ¡Enjoy!

1. “Ángel” o el episodio del primer beso vampiro. Temporada 1, capítulo 7.

Buffy la Cazavampiros

Todo el mundo sabía que Ángel era (spoiler) un vampiro, pero todos gritaron en ese primer beso. El muchacho pálido de la eterna camisa blanca y chaqueta negra besa a la rubia en la ventana y minutos después muestra los colmillos. Nace el amor imposible, Ángel sale disparado por la ventana. En palabras del gran Emmanuel: “Salió volando por la ventana, era el Ángel del mañana”.

2. “Innocence” o el episodio después del 1313. Temporada 2, Capítulo 14.

Buffy la Cazavampiros

Buffy y Ángel llegan a ese incómodo momento de la mañana después. En el capítulo anterior habían caído en un intenso e inevitable 1313, pero luego de dormirse abrazados, se desata la tragedia típica de los adolescentes que tienen sexo en la series de televisión: el chico la trata con frialdad, se transforma en un demonio y comienza a asesinar a todos los que se cruzan en su camino. ¿A quién no le ha pasado?

3. “Becoming” o el episodio donde Buffy mata a su primer pololo. Temporada 2, Capítulo 22

Buffy la Cazavampiros

Ángel no le contesta los wassap a Buffy y la cazavampiros se pica, así que lo mata. Mentira, Buffy tiene que matar a Ángel porque ahora es un demonio y su sangre es la única capaz de cerrar un vórtice que amenaza con tragarse el mundo. En el último minuto, el lolito recupera su alma y vuelve a ser el misterioso joven pálido del que ella está enamorada, pero ya es demasiado tarde, hay que cerrar el portal al infierno, así que Buffy lo besa, le dice que cierre los ojos y lo asesina. Penita infinita, la rubia se queda sola y decide dejar Sunnydale, toma un par de pijamas, jabón, zapatillas y un par de camisas para no volver.

4. “The hush” o el episodio en silencio. Temporada 4, capítulo 10.

Buffy la Cazavampiros

El mejor capitulo de la serie, dirigido por el mismísimo Joss Whedon. La historia se centra en los “Caballeros”, villanos inspirados en Nosferatu, Hellraiser y el Sr. Burns, que llegan al pueblo flotando con sonrisas maléficas y dejan a todo el mundo sin habla para poder robar silenciosamente sus corazones. No hay ningún diálogo en todo el capítulo, solo una cancioncita tétrica que asusta aún más que los señores de traje. Capitulazo.

5. “Once more, with feeling” o el episodio donde todos cantan. Temporada 6, capítulo 7.

Buffy la Cazavampiros

El musical, el capítulo que todo el mundo conoce, haya o no visto la serie. Un demonio del baile se encapricha con Dawn, la hermana de Buffy, y quiere hacerla su reina. ¿Cómo planea lograrlo? Fácil, haciendo que toda la ciudad baile sin parar hasta la muerte. Todos cantan, todos bailan y hasta los alérgicos a los musicales aplauden.

6. “Fool for love” o el episodio de ¿otra vez un vampiro, Buffy? Temporada 7, Capítulo 5.

Buffy la Cazavampiros

Buffy deja de ser una adolescente y vuelve a enamorarse. ¿De un chico de su universidad?, ¿de un cabro bueno del barrio? No, obvio que no. A la rubia le gustan con colmillos e inevitablemente cae en los brazos de otro vampiro. En la séptima temporada vemos como Spike, el mejor villano de la serie, se ve envuelto en una relación compleja, apasionada, sucia y triste con la mujer que hasta ahora ha sido su enemiga. Pasión, alegría, dolor, celos y hambre. Spike intenta besar a Buffy pero ésta se aparta, le dice que él es inferior a ella y se marcha. Humillado, Spike toma un rifle para matar a Buffy, pero no puede, está enamorado de ella. El capítulo termina, ya sabemos quién será el gran amor de la cazadora y de paso nuestro vampiro favorito de acá a la eternidad. ¿Por qué Spike? Fácil, los vampiros de verdad no necesitan ponerse purpurina en la cara y no brillan a la luz del día.

¡Larga vida a Buffy la Cazavampiros!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente