Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
amy-800x406_2

Amy Para Siempre

Todo sobre: CulturaMúsica

Volvía de la feria del sábado con mi mamá cuando una noticia nos alarmó: a los 27 años se confirmaba la muerte de una de las intérpretes más importantes de nuestro tiempo. Amy Winehouse había sido encontrada muerta en su casa en Londres con 4 veces más del límite permitido para manejar (4,1 gramos de alcohol por litro de sangre) en su pieza, con botellas de vodka alrededor y rastros de la juerga de la noche pasada.

Han pasado 3 años desde ese 23 de julio y no se nos puede olvidar. No solo por las tristes y coincidentes circunstancias, sino porque el destino nos quitaban de esos músicos que uno intuye que se convertirán en clásicos. Amy tenía la gracia de devolvernos el estilo de las cantautoras de los 50 y 60 con la actualidad y el impacto de nuestros días, asunto que nos gustaba y también fascinaba a nuestros papás. Era transversal, omnipresente e increíblemente talentosa.

Lo que pasó ese día era de esperarse tras episodios en los escenarios donde se presentaba e intentaba cantar, y fotos donde lucía casi irreconocible por las drogas y el alcohol. Pero por más que quiso rehabilitarse, volver y ser la artista que todos queríamos ver, Winehouse no quiso. O no pudo… ¿Cómo saberlo?

Nos quedó su historia de vida, su lucha y, sobre todo, sus increíbles canciones, que la reflejaron con impactante honestidad: sus pérdidas, sus amores y sus fantasmas quedaron fijas en melodías herederas del mejor Soul y R&B trasladadas a nuestra época. Hoy siempre será el gran día para recordarla, pero me gusta saber que Amy es de esas artistas que se quedan para siempre.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente