Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña
portada

¿A quién no le ha pasado? Problemas digestivos estando de viaje

No tenía claro como titular este post, hasta pensé hacerlo aludiendo a los 31 minutos llamándolo “La ruta de la caca”, pero rápidamente me arrepentí pensando que quizás seria demasiado shock para algún escrupuloso lector. Es así como partiré tocando un tema que debiendo ser de lo más natural sigue siendo un tanto tabú, pero sin duda pueden surgir simpáticas anécdotas y de paso podemos dar como viajero buenos “tips”.

Ustedes se preguntaran que tiene que ver esto con viajar y desde ante mano les digo que mucho porque si hay algo que preocupa y mucho a un viajero es nuestra relación con el mal o bien ponderado WC o lo que conocemos coloquialmente como “guater”.

Claro que una cosa es hablar de los baños; los que se imaginaran pueden ser muy diversos, algunos tan hermosos que no puedes dar crédito a tamaño trono, como otros  desastrosos que hubieras querido no haber comido, ni bebido tanto;  y otra muy distinta es cuando te ves en una situación de emergencia tipo “retorcijón” en algún lugar donde evidentemente tienes cero acceso a un baño.

foto3

Este tipo de anécdotas de viaje resultan divertidísimas cuando ya han pasado, pero cuando te toca vivirlo es lejos de ser agradable y podríamos decir que es la situación más engorrosa que te enfrentas al viajar y no deja de ser tema para cualquier turista. Lo más gracioso es que cuando conoces a alguien no tocas mucho el tema hasta una “avanzada amistad” de 2 o 3 días, más aun si comienzas a viajar con aquella persona.

De este tipo de acontecimientos tengo por mil, pero les contaré un par que recuerdo con especial sentido del humor. De alguna u otra forma cuando hago un traslado grande procuro no beber mucha agua de manera de no tener el problema de ya sea ingresar a un baño en malas condiciones o simplemente para no tener que ir en búsqueda de uno.

En pleno safari

foto-1

Me encontraba en Durban, Sudáfrica realizando un safari de media tarde, tirado para noche, cuando de pronto de a poquito comienzan esas ganas de orinar, ganas que pasaron rápidamente a ser incontrolable y para muy mala suerte figuraba en ese minuto en plena sabana con leones a menos de 2 metros de distancia. En ese minuto pensé rápidamente o me orino aquí mismo; porque no había posibilidad alguna de bajarse del jeep, o me concentro en otra cosa y lo lindo del paisaje. Por supuesto fue una tortura ya que encima comenzaban a oscurecer y se ponía más fresco, gracias al universo el guía nos pasó unas frazadas y de ese modo pude cruzar las piernas; casi con dos vuelta, y apretar bien fuerte bajo esta, para así simular la desesperación. El paseo fue bello hasta aquella instancia en que solo piensas en tener un baño cerca.

Moraleja: Nunca bebas mucho líquido antes de hacer una larga excursión y procura pasar al baño antes aunque no tengas ganas en ese minuto.

Nunca comas digestivos

foto4

Unos días antes de partir desde Split hacia Dubrovnik en Croacia, había conocido a una mujer mayor encantadora que tenía muchos conocimientos sobre comida vegetariana y natural. Compartimos unos días juntas cuando decide ir a dejarme al autobús que me llevaría al siguiente destino, lo cual me tomaría alrededor de 8 horas de viaje. Antes de dejarme en el terminal de buses pasamos a comprar algunos alimentos que ella necesitaba, ahí me mostro algunos para mejorar la digestión y para fortalecer los dientes con los que había tenido algunos problemas. Para no comprar todos, se me ocurrió la brillante idea de comprar los de la digestión.

Ya arriba del bus, después de un par de horas se me ocurre abrir las cosas que traía para comer, aquel paquetito de frutos secos no fue la excepción, estaba tan rico que continué comiendo sin percatarme que a poco andar se acabó la bolsa. El primer retorcijón por suerte recién comienza cuando ya me había bajado del bus, pude aguantar, pero ya el segundo fue cuando estaba muy pronto a encontrar mi hospedaje, pero con la desesperación, me equivoque varias veces de calle. No les explico el suplicio que fue hasta que pude ingresar rápidamente al WC simulando ante la dueña lo que más podía.

Moraleja: Jamás coma en un viaje largo algún estimulante digestivo, menos si se trata de “CIRUELAS”.

Tips importantes

Lo importante como viajero es siempre tener bajo la manga papel higiénico, toallitas húmedas o pañuelos desechables o lo que sea que te pueda salvar en una situación engorrosa.

Tratar de no beber mucha agua cuando sabes que viajaras muchas horas o al menos hasta no saber dónde podrás acudir en caso de emergencia.

Y lo más importante no comer o tomar ningún estimulante digestivo o alimento que a usted le estimule su digestión.

No deja de ser gracioso cuando contamos estos hechos, pero en el momento que se producen, ¡pucha que se pasa mal!

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente