Mi perfil
Regístrate con
Facebook
- ó -
Recuperar contraseña

Las 50 Sombras de Grey, un curioso éxito de taquilla

Fui por una invitación de una marca, a diferencia de las 80 mil personas que compraron tickets de pre-venta. A mí ni siquiera me causaba curiosidad ver la película, porque ya había leído el libro y terminó siendo una decepción absoluta. Pensé que seria erótico y sí, dos páginas lo eran, pero había que leer 50 para que apareciera lo que uno quería leer, el resto era Corín Tellado. Así es que como usualmente el poder de la imaginación supera cualquier ficción -y no todos logran llevar la literatura a la pantalla grande- mis ganas por ver las sombras del señor Grey eran nulas, pero fui. A caballo regalado…

Sí, se contaba bastante más rápida que el libro, tenía harto de soft porn, ella era exactamente como la imaginé, pero él no le llegaba ni a los talones a mi poderosa mente, porque yo pensaba en alguien más cercano a Donald Draper de Madmen o al Señor Big de Sex and the City, pero no, este Grey era menudo, alto y no tenía ese garbo de macho alfa.

50-sombras-VivirSmart2

La historia era exactamente igual, pero con bastante humor, lo que se agradece cuando notas que a la película le queda mucho por terminar, justo cuando estas a punto de salir corriendo de la sala. Era interesante ver la majestuosidad de este tipo de relación adinerada, dependiente y psicótica, pero aún así, no es necesario tanto papeleo de por medio para hacer lo mismo que una sumisa en la intimidad, a menos claro, que haya un trauma bastante profundo y de iniciación violenta y temprana de una de las partes, como es el caso del insípido protagonista.

Cuando se pierde el interés

Así es que la película a los treinta minutos comenzó a pasar a segundo plano, ¿y qué queda cuando eso ocurre?, observar a la gente, que era lejos más impactante que cualquier nalgada. Sólo había mujeres en la sala y las risitas con cada escena hot me recordaban mi adolescencia en colegio de monjas. Era lo mismo que cuando mis compañeras veían llegar a mi hermano a buscarme: risitas, murmullos, mejillas sonrojadas; la diferencia, estas espectadores bordeaban todas los treinta. Entonces comencé a pensar, ¿por qué un libro de esta calidad y una película como ésta son éxito de taquilla? Es porque claramente gran parte de las mujeres ha explorado poco su sexualidad y aún se sonrojan con una “porno” que apenas mostraba piel. Quedan boquiabiertas con los juguetes de Japi Jane, seguro no son capaces de hablar con sus parejas sobre sus deseos más profundos y temen aventurarse en otros tipos de relaciones “menos tradicionales”. Seguro, porque socialmente el tema ha sido tabú por siempre y eso habla de una sociedad castrada en su naturaleza, en donde la curiosidad se dirige hacia una película en vez de invitarnos a explorar nuestro cuerpo y nuestras relaciones.

Cincuenta sombras de Grey. Dirección: Sam Taylor-Wood.Estados Unidos, 124 min (2015).

 

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente